Sigue a Diariodelviajero

Chicago

La ciudad de Chicago es conocida como la “Ciudad del Viento“ (Windy City) por su típico clima ventoso.

La realidad es que quien viaje a esa ciudad americana, deberá ir preparado a su clima impredecible. Normalmente disfruta de un clima continental húmedo pero sufre repentinos cambios y ascensos de temperatura, así como lluvias inesperadas.

Si bien comparte las caracerísticas climatológicas del medio oeste americano, por su ubicación en la conjunción del Lago Michigan y las Grandes Planicies, el tiempo de Chicago tiene personalidad propia.

El inicio del verano en Chicago es muy húmedo. El porcentaje aumenta y la temperatura fluctúa entre los 26 y 30 grados centígrados. Durante las noches estivales, es muy común que la temperatura descienda unos 10 grados y, con suerte, algunas veces se disfruta de unos placenteros 22 grados de promedio.

Es en el verano cuando Chicago sufre frecuentes tormentas eléctricas, a veces acompañadas de lluvia. Durante pleno verano, la temperatura llega a los 32 grados centígrados aproximadamente. Los meses de julio y agosto son los meses más húmedos del año, y gran parte de los casi 1.000 mm de lluvia anual caen durante este periodo.

Pero el clima es cambiante en otras estaciones también. Durante el invierno se registran nevadas que pueden llear a los 94 cm en total durante toda la estación, aunque los registros sufran grandes variaciones de año en año dependiendo de los vienos fríos que llegan del norte sobre la superficie del Lago Michigan.

Las variaciones de temperatura durante el día es un fenómeno típico de la ciudad de Chicago. Sus habitantes saben que deben salir de casa preparados para cualquier cosa, durante todo el año.

Dependiendo siempre de los vientos del norte, la temperatura invernal durante la noche puede llegar a ser superior incluso que durante el día. Cuando calma un poco la brisa siempre presente ( a menud, algo más que brisa), la temperatura sube en cualquier momento del día o época del año

Si bien la temperatura más alta registrada en Chicago es de 44 grados, lo usual es que durante el verano se sufran picos de hasta 40/41 que, sumados a la humedad mencionada, se convierten en un obstáculo para disfrutar una visita con cierta comodidad.

Y si hablamos del viento propiamente dicho, que le da la mala fama a Chicago, digamos que la temporada más ventosa es la primavera con un promedio de 20 kilómetros por hora en forma contínua y sostenida. A tener en cuenta para cuando planeamos una visita por la “Ciudad del Viento”.

Vía | National Weather Service
Diario del Viajero | De compras por Chicago
Diario del Viajero | Un balcón sobre Chicago: la Torre Sears

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios