Síguenos

Potosí, Bolivia

La Casa de la Moneda de Potosí es una visita imprescindible para comprender el importante papel que esta ciudad de la actual Bolivia desempeñó en la Historia, no sólo de América, sino de todo el mundo occidental tal cual lo conocemos.

Y es que en sus instalaciones, y con el trabajo de miles de indígenas y esclavos llevados de África, se acuñaron las monedas de plata extraída del ahora ya agotado Cerro Rico, que posibilitaron el crecimiento y la riqueza de la por aquel entonces endeudada y feudal Europa.

El edificio que ahora visitamos no es la Casa de la Moneda original. La primera, fundada en 1572, tras más de dos siglos de trabajo se quedó pequeña para las reformas que la Casa Real Española consideraba necesarias para relanzar el comercio de la plata de Potosí. Por este motivo se ordenó construir una nueva Casa de la Moneda, de enormes dimensiones, que a día de hoy se conserva como museo a pocos metros de la Catedral.

La visita a la Casa de la Moneda de Potosí nos lleva a través salas llenas de maquetas, monedas y diversos artefactos, en un apasionante y al mismo tiempo sombrío recorrido por la Historia de ésta ahora olvidada Villa Imperial que antaño fue una de las ciudades más pobladas e importantes del mundo.

El museo abre de martes a sábados, de 9 a 12 horas y de 14:30 a 18:30 horas. Los domingos sólo es posible visitarla hasta las 12 de la mañana. Vayáis cuando vayáis, preguntad por el tour guiado que el museo pone a disposición del visitante, incluido en el precio de la entrada.

Viajar a Bolivia y no visitar la Casa de la Moneda de Potosí, es negarnos la oportunidad de conocer una parte fundamental de nuestra Historia. Una visita, qué duda cabe, dura… pero necesaria.

Imagen | Rita & Tomek en Flickr
En Diario del Viajero | Lugares olvidados: Potosí, el otro “dorado”, Bolivia: Arqueología en las ruinas de Tiwanaku

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario