Sigue a Diariodelviajero

springbreak

Los “viajes de estudios“ se han pensado como una oportunidad de extender la educación con la experiencia de vida y conocimientos que da un viaje. Bastante lejos de este concepto encontramos a las manifestaciones actuales en muchos países del mundo, donde hordas de estudiantes salen de casa para descontrolarse. Hoy echaremos un vistazo al Spring break que realizan los estudiantes de Estados Unidos.

En 1933 la Asociación de Entrenadores de Natación de Institutos de Educación Secundaria de Estados Unidos(CSCAA)decide realizar un encuentro o forum una vez que terminada la temporada de competición en piscinas cubiertas de los colegios. La cita es en Fort Lauderdale, Florida. Se reúnen aprovechando las vacaciones de Pascua en las escuelas de Estados Unidos. La reunión sirve para realizar competencias, entrenamientos conjuntos y actividades para confraternizar con equipos de natación estudiantil de todos los estados norteamericanos.

El fenómeno del Spring break nace directamente como consecuencia de los forums de natación pero creció en popularized gracias a la faceta “social” del encuentro. Se convirtió en una excusa para celebrar por adelantado el fin de clases. Poco a poco, a medida que pasaban los años especialmente a partir de la década de los años 50, este encuentro fue derivando en una sucesión de fiestas… y algo de deporte.

Para 1959 ya eran unos 20.000 los estudiantes estudiantes que pasaban su Spring break en Fort Lauderdale, que ya era conocido como Fort Liquordale por la cantidad de alcohol que circulaba. Los bares locales ofrecían una “tarifa plana de cerveza”: por tan sólo 1,50 dólares de la época podían beber toda la cerveza que quisieran. Parecía un negocio brillante para algunos comerciantes de la ciudad.

Y así siguieron creciendo la cantidad de estudiantes y el descontrol. Pasaron los presidente, las modas y tamaños de los bañadores, se agregaron bebidas y drogas, se quitó inhibición. El comportamiento de los estudiantes comenzó a molestar a los vecinos de Fort Lauderdale. En 1986 350.000 estudiantes ocuparon la ciudad durante esas escasas 2 semanas. Pero ya no eran bienvenidos. Los vecinos presionaron y el alcalde impuso nuevas normas: se prohibió el consumo de alcohol en las playas y hubo más de 2.500 arrestos. Como dato anecdótico digamos que por prohibir, se prohibieron hasta las emisiones de un jovencísima MTV en los hoteles.

Y así fue como las masas de estudiantes buscaron nuevos destinos donde “celebrar” a gusto.

¿Dónde van los springbreakers?

En la actualidad, la elegida mayoritariamente es la ciudad de Panama City, en la costa del Golfo en Florida. La ciudad se ha preparado para recibir a este tipo de visitantes que en un par de semanas se gastan el doble que una familia de vacaciones (aproximadamente 1000 dólares por persona). En la actualidad cuenta con 18.000 plazas hoteleras pensadas para estos viajeros que requieren pocos servicios del hotel (si acaso, buenos balcones para practicar un “deporte” suicida).

Cada marzo/abril llegan a Panama City aproximadamente medio millón de chicos que se ven “libres” y con controles mínimos para dar rienda suelta a su concepto de “independencia”. Y los padres pagan estas “vacaciones”.

El Spring break se deja ver en otros destinos dentro y fuera de Estados Unidos. Los alumnos de los colleges llegan en masa también a South Padre Island, también en la costa del Golfo de México pero en el Estado de Texas (150.000 visitantes) y a Cancún, México (100.000). Entre ambos estados de Estados Unidos, estos turistas se dejan 1.000 millones de dólares en gasto. Tal vez esta sea la razón por la que se soportan los desmanes. O se mira para otro lado.


Ver mapa más grande

Sexo, alcohol y descontrol

Los destinos elegidos son en su mayoría lugares de playa. El escenario ideal para “confraternizar” todos con todos y dejarse en casa todos los consejos recibidos hasta entonces. Algunos estudios dan cifras que hablan por si mismas:

  • Aproximadamente el 40% de los springbreakers hombres beben durante todo el día (un 33% de la mujeres).
  • El 83% declaró beber mucho más que en su ciudad de residencia.
  • El 50% de los hombres declaró emborracharse cada noche del viaje (el 40% entre las mujeres).
  • El 50% reconoció tener relaciones sexuales con personas que conocieron durante el viaje.
  • El 50% reconoce no usar condones en sus relaciones sexuales.
  • El 60% sufre algún tipo de herida durante el viaje.
  • Consumen un promedio de 10 bebidas alcohólicas por persona y por día.

El fenómeno del Spring break es ya una costumbre para los estudiantes de Estados Unidos y Canadá. Asimismo los estudiantes del Reino Unido suelen realizar este tipo de “viaje de estudiantes” a destinos mediterráneos. Solemos verlos deambular borrachos a cualquier hora del día en muchas playas españolas.

Foto | Evieamadavid
En Diario del Viajero | Los mejores destinos del Spring break
En Diario del Viajero | Cuidado: se acerca la temporada de Spring break

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios