Descubre cuál es el lugar con el rango de temperaturas más amplio del mundo: puedes pasar de 45 ºC en verano a -55 ºC en invierno

Sigue a

La Mongolia rural (se localiza entre las regiones de Asia Oriental y Asia Central; limita con Rusia al Norte y China al Sur) es un horno en verano y un congelador industrial en invierno. En la Mongolia rural no hay medias tintas, al menos en lo que a temperatura se refiere, pues presenta el rango de temperaturas más amplio del mundo: de los abrasadores 45 ºC del verano a los gélidos -55 ºC del invierno.

Tanto es así, que hasta los mongoles que viven en una casa se ven obligados a mudarse a un ger durante el invierno, porque son mucho más acogedores. Ahora supongo que os estaréis preguntando qué diablos es un ger.

Mucha gente cree que la vivienda típica de los mongoles se llama yurta, pero eso es un imperdonable error. Yurta es un vocablo turco que significa “patria”. El hábitat de los mongoles se llama ger, que significa “hogar” en mongol.

Los ger tienen paredes circulares, construidas con una red de ramas de sauce, unidas con tiras de cuero y cubiertas con un techo abovedado de palos delgados y flexibles. Toda la estructura se protege, además, con lonas, que pueden montarse o desmontarse en menos de una hora. Esta lona es lo que convierte el ger en un lugar tan cálido. Y la forma aerodinámica de la estructura evita que el ger salga volando a causa de los fuertes vientos esteparios.

En el centro del ger se sitúa un horno de madera o de estiércol, y el humo se escapa por el orificio central del techo.

Los primeros ger de los que se tiene constancia arqueológica se remontan al siglo XII, pero las crónicas de viajeros de la antigüedad, como Herodoto, sugieren en las estepas mongolas se han construido estructuras parecidas a los gers desde, como mínimo, 2.500 años.

Si los mongoles llevan 2.500 años construyendo su casa de la misma manera, en esencia, será porque los gers son realmente efectivos en estas condiciones meteorológicas de locos.

¡Hasta el ejército de Gengis Kan vivía en estructuras similares, y Kan administraba el Imperio mongol desde un ger enorme, al que llamaban gerlug. Este ger, además, era móvil, como una autocaravana: estaba montado sobre un carro del que tiraban 22 bueyes.

Así que aprended a referiros correctamente a las casas típicas de los mongoles, porque son casas muy especiales para ellos, porque sobreviven a los cambios de tiempo extremos y, sobre todo, porque llamarles yurt supone una ofensa grave, tal y como explica John Lloyd en El nuevo pequeño gran libro de la ignorancia:

La palabra yurt coincide y procede del ruso yurta, un término despectivo para las chozas de barrios chabolistas. Los rusos la adoptaron de lenguas turcas, donde su significado original era “merca que una tienda de campaña deja en el suelo”. El mongol pertenece a una familia totalmente distinta a la del turco o el ruso, y toda la cultura mongola se ha construido en torno al ger. Decir que su amado hogar es un yurt es como decir que un lord inglés vive en un chateau o en ein Schloss, y no es su castillo.

Fotos | Wikipedia | Aloxe
En Diario del Viajero | Mongolia: cinco cosas imprescindibles que hacer en Ulaan Baatar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios