¿Existen tiendas donde todo lo que se vende es completamente gratis?

Síguenos

El Shopping (y su versión paroxística, protagonizada por el Shopaholic) constituye un excelente estímulo para que la gente salga de casa y, por extensión, se desplace a otras ciudades o países. Manhattan o París no gozarían de tanto turismo si en sus calles no se alinearan las tiendas más exclusivas, originales o pintorescas. La gente viaja, en gran parte, para consumir.

En la competición de llamar la atención del potencial consumidor, cada vez con menor poder adquisitivo, los planteamientos están siendo cada vez más singulares, e incluso esperpénticos.

La última tendencia son las tiendas donde todas las etiquetas donde debería figurar el precio aparece el cero patatero. Tiendas de artículos completamente gratuitos. Hasta ahora conocíamos las rebajas, incluso el 2×1, hasta existen las muestras gratuitas. Pero ¿cómo es posible que absolutamente todos los artículos de una tienda sean completamente gratis?

Tokio es uno de los lugares donde más tiendas curiosas del mundo, desde mega almacenes con todas las cosas que podáis imaginar del ámbito de la papelería hasta centros comerciales gigantescos dedicados exclusivamente a cómics, videojuegos o tecnología. Por eso precisamente en Japón es donde se ha inaugurado una tienda gratuita.

Concretamente la encontraréis en el barrio de Harajuku, un barrio muy popular entre los adolescentes nipones. Su nombre es SampleLab.

En ella encontraréis casi de todo, como en una tienda de Todo a 100 o Todo a 1 euro, es decir, fideos, cremas para la cara, bolígrafos, velas y hasta videojuegos. En realidad no todo en la tienda es gratuito sino una sala acondicionada para ello. Y ahí reside el truco. O parte del truco.

Sólo por visitar SampleLab, los cientes obtienen el acceso a cinco artículos gratuitos (hay un tope, porque imaginad que entonces el primer cliente habría podido llevarse todo el contenido de la tienda). Este aliciente atrae a casi 1.000 visitantes diarios. Es decir, que el flujo de visitantes es tan elevado, que alguno de ellos puede llegar a pasarse por la zona de productos de pago.

En cualquier caso, la fuente de ingresos principal de la tienda no reside en que convivan artículos gratuitos con artículos de pago. La clientela es tan elevada y tiene un target tan definido (gente joven), que la mayor parte de los ingresos mensuales de SampleLab provienen de vender espacio en las estantería. Muchas empresas ceden sus productos gratuitamente a SampleLab, e incluso pagan cuotas elevadas con tal de depositar sus productos en las estanterías por espacios de tiempo limitado. Porque las estanterías de SampleLab son excelentes escaparates publicitarios.

La afluencia masiva de visitantes también ha obligado a SampleLab a crear listas de espera y listas de socios. Es decir, que si pagas una cuota anual tienes acceso a SampleLab, a pesar de que haya que hacer reservas con semanas de antelación.

SampleLab también cobra por información, tal y como explica Chris Anderson en su libro Gratis:

Al ofrecer artículos extra gratuitos, SampleLab convierte a casi todos sus socios en grupos de interés. Los adolescentes rellenan formularios sobre productos online, en papel o a través del teléfono móvil. Las empresas pagan $4.000 por los datos. Si el 20 por ciento de clientes paga por la información, SampleLab obtiene un poco menos de la mitad de los ingresos mensuales que gana alquilando espacio de estanterías.

SampleLab es una tienda gratuita que, sin embargo, obtiene pingües beneficios. Pero también existen tiendas gratis cuya filosofía es en anticapitalismo, el anticonsumismo (no debemos confundirlas con las tiendas de caridad), como la alemana Imsonst Landen, que limita a 3 el número de artículos que el cliente puede “adquirir” cada día. Imsonst Landen abrió su primera tienda en 1996, y ahora cuenta con más de 20 sucursales repartidas por el país.

En Utrecht existe Giveaway shop, que exhibe un gran cartel en el que puede leerse: Hay suficiente para las necesidades de todos, pero no para la avaricia de cada uno. También hay equivalentes en Reino Unido y España, y suelen estar mantenidas por voluntarios. Por ejemplo, en L´Hospitalet del Llobregat (Barcelona) tengo constancia de una tienda alternativa al consumismo donde se exhiben productos “gratis” o de intercambio: Waslala. En Madrid podéis encontrar SINCOSTE.

¿Y vosotros? ¿Conocéis alguna tienda gratis?

Foto | Wikipedia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios