Sigue a Diariodelviajero

Auschwitz


Cada destino cuenta con diferentes atractivos que van desde los naturales, pasando por los históricos, los gastronómicos, los culturales y hasta los trágicos. Sí, esos sitios que por algún motivo fueron marcados por la desgracia y hasta por el horror. Por ejemplo, podemos nombrar al centro de exterminio de Auschwitz, la zona cero de Nueva York, los campos de la muerte de Camboya y hasta la central nuclear de Chernóbil que ahora son sitios visitados por miles y miles de turistas cada año.

En ese sentido, el Instituto de Estudios sobre Turismo Necrológico, de la Universidad Central Lancashire (Inglaterra) intenta averiguar qué es lo que lleva a los viajeros a querer conocer y recorrer esos lugares. ¿Simple curiosidad o algo más?

Así, el director del Centro, Philip Stone, asegura que los viajeros llegan a estos sitios como “una forma de peregrinación secular, la gente siente que tiene que visitarlos”. Sí, como otro modo de buscar el sentido trascendental de la vida dado que les recuerdan su “propia mortalidad” y, en cierto modo, ayudan a superar el tabú de la muerte: “Vivimos en una cultura que por lo general elimina la muerte de dominio público. Al visitar sitios que comparten escenas fuertemente asociadas con la pérdida de la vida nuestra sociedad vuelve a conectar con la muerte”.

Pero además agrega que el hecho de conocer esos destinos turísticos marcados por la muerte, el horror y la tragedia hace que, al salir de esos sitios, los turistas “experimenten una sensación de alivio al sentir que pueden dar un paso atrás y regresar a la seguridad de sus propias vidas”, alegrándose de no haber sido ellos las víctimas y, quizás, valorizando aún más la vida que les tocó vivir.

Una interpretación que tiene mucha lógica pero que quizás no aplique en todos los casos. Es que, más allá de lo que puedan sentir los viajeros una vez que dejan esos sitios, los motivos que los llevan a recorrer aquellos lugares seguramente sean mucho más amplios: curiosidad, morbo, procurar conocer parte importante de la historia local o mundial o, simplemente, el hecho de conocer un punto de interés turístico de determinado destino. Claro, como podría serlo un monumento, un museo o un parque.

Es que hay tantos tipos de viajeros como personas en este mundo, y el sentido y la intención de cada viaje varía de acuerdo a cada persona.

¿Tú qué opinas? ¿Qué lleva a las personas a querer conocer estos sitios? ¿Y a tí? ¿Qué te impulsaría?

Vía | La Vanguardia
Foto | Flickr de ♣ ℓ u m i è r e ♣
En Diario del Viajero | El campo de concentración de Auschwitz, ¿Cherbobyl nuevo destino turístico?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios