Sigue a

Viajero

Supongamos que nuestro espíritu viajero nos impulsa una mañana de verano a salir a recorrer la zona. Mochila al hombro nos ponemos a recorrer los alrededores: entramos en un bosque, seguimos un río, subimos a unas rocas a ver el paisaje, descansamos un rato bajo los árboles…

¿Dónde estamos? Perdidos. Para encontrar el camino de regreso debemos ubicar perfectamente el norte geográfico y nos hemos dejado la brújula en casa. ¿Cómo hacerlo?

Esta pregunta fue planteada por nuestros colegas de Genciencia a sus lectores que echaron mano a la sabiduría popular, a la memoria de MacGyver, a su propia experiencia o las teorías más insólitas para ayudarse a encontrar el norte.

Entre las respuestas hay algunas muy ingeniosas, otras insólitas y todas útiles en alguna medida.

Brujula

Hay quienes levantan una mano hacia el sol (la derecha por la mañana y la izquierda por la tarde). Otros dibujan un arco en la tierra con piedras. Espiando los anillos de crecimiento en los troncos de los árboles, o mirando de qué lado de las piedras crece el musgo. También podríamos acostarnos a ver pasar aves migratorias (en el supuesto caso que podamos reconocerlas sin la menor duda).

Algunas respuestas enseñan un elaborado sistema que combina sombras, observación del cielo y un poco de suerte. Y otras sugieren que un simple trozo de alambre flotando en el agua es suficiente brújula.

Hay una propuesta que me dejó impresionada: “Vamos a un lugar con agua en abundáncia y extraemos una muestra. En una placa depositamos parte de la muestra y la exponemos en un extremo a un imán. De este modo habremos agrupado un conjunto de bacterias magnetotácticas que podemos aplicar sobre un portaobjetos para observarlo en nuestro microscópio de bolsillo. Como todo buen senderista sabe las bacterias magnetotácticas se mueven en dirección al polo correspondiente a su hemisferio”. Caramba, ¡ hemos encontrado un viajero que lleva un laboratorio en la mochila !

Si quieren conocer la respuesta de nuestros colegas de Genciencia al desafío de encontrar el norte geográfico de nuestro viajero perdido, les dejo aquí el enlace.

¿Tienes tu propia fórmula para ubicarte?

Vía | Genciencia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario