Síguenos

Playa Barbados

A veces, después de levantarte una y otra vez para acudir a tu puesto laboral, la vida parece una fotocopia de una fotocopia, grisácea y rutinaria. Y entonces uno se abisma en el fondo de pantalla de Windows o en una fotografía de postal que muestra un paisaje exótico, todo arenas blancas y océanos turquesas, y se pregunta: ¿qué estoy haciendo con mi vida?

Tal vez abandonar tu actual vida y dedicarte a vivir viajando no es tan descabellado como parece. De hecho, hay varios libros en el mercado que te invitan a ello, explicándonte formas de trabajar viajando o viajar trabajando, como La semana laboral de cuatro horas de Timothy Ferriss. Los periplos de Albert Casals, del que os hablé otro día, también son un buen exponente sobre que, si queremos, viajar no cuesta tanto dinero como creemos. Incluso puede ser gratis.

Dicen que el turista sabe adónde va y no recuerda nada, mientras que el viajero no sabe adónde va, pero se acuerda de todo. Hay otro grupo de personas que han dado un paso más allá. No viven para viajar, sino que viajan para vivir.

Han optado por un estilo de vida nómada en el sentido más moderno de la palabra. Tienen necesidades muy básicas y, con la ayuda de libros, publicaciones, fotos y patrocinadores, subsisten mientras se dedican a conocer el mundo. Son exploradores del siglo XXI que han optado por viajar como estilo de vida. El mundo es su patria.

Grandes viajeros vitales

Entre los españoles, quizá el viajero más conocido sea Jorge Vázquez. Ha conocido 765 territorios (según mostraveledpeople.com habría 872 territorios). En este grupo reducido se pueden citar algunas figuras míticas, como el alemán Heinz Stücke. Nacido en 1940, a los 22 años cogió la bicicleta y dijo a sus padres que se iba a Tokio a ver los Juegos Olímpicos de 1964. Llegó a Japón en 1971, aún no ha regresado a su país y ha recorrido medio millón de kilómetros.

Por supuesto, viajar para vivir de otro modo no es la única solución a las zozobras del ser humano. Pero es un privilegio que sólo nosotros, en el mundo occidental, podemos disfrutar: disponemos de dinero, podemos contar con tiempo libre, nos han concedido un pasaporte, poseemos información exhaustiva, una moneda fuerte y está a nuestro alcance hablar con nuestros familiares y amigos que dejamos atrás. Así pues, viajar por todo el mundo es una manera como cualquier otra de reafirmar las propias creencias y conocerse a uno mismo. Viajando se es dueño de tu destino, estás más desconectado del sistema y de las rutinas laborales o sociales del lugar de origen, así como los lastres culturales o ideológicos. También debes adaptarte al ritmo de cada sitio, aprendiendo sobre los demás y sobre ti mismo, hablando idiomas, hibridando culturas, distintas maneras de subsistir, trabajando en cosas que no sabías que existían, disfrutando de la gastronomía local…

surfingUn servicio que varios viajeros usan para hospedarse gratuitamente en cualquier lugar del mundo (que yo mismo puedo certificar que funciona con una asombrosa eficacia) es Couchsurfing, un servicio de hospitalidad online que permite pernoctar y conocer gente nueva a cambio de nada. Al registrarse en el servicio Couchsurfing, los miembros pueden localizar contactos en los lugares donde viajen y quedarse en sus sofás, así como también pueden hospedar a viajeros de cualquier parte del mundo. En mayo del 2011, el Couchsurfing ha alcanzado 2.767.610 miembros en todo el mundo, que ofrecen alojamiento gratis y asistencia durante los viajes.

La ciencia lo confirma

A raíz de los últimos descubrimientos científicos, también sabemos que la filosofía de viaje y vida que aquí se postula también es una fuente neta de felicidad. Por ejemplo, diversos estudios científicos avalan que las posesiones o el dinero producen ratios de felicidad inferiores a la acumulación de experiencias: los objetos adquiridos tienden a devaluarse con el tiempo, pero las experiencias (viajes, aventuras, amigos, etc.) continúan aportándonos un flujo ascendente de felicidad porque el cerebro, con el tiempo, tiende a olvidar los aspectos negativos de la experiencia, haciendo prevalecer los positivos.

Vivir experiencias dispares y cierto grado de incertidumbre sobre el futuro también produce una ralentización del tiempo, es decir, se experimenta una vida más larga: 1 mes equivale a 1 año (movimiento TimeHack).

Tecnología

En sentido estricto, esto no es un manual de instrucciones para escapar, aunque probablemente contenga muchos detalles que el lector desconocerá y que le servirán como guía si algún día decide escapar. Es más bien una experiencia compartida y cómplice de la decisión que han tomado muchas otras personas. Una experiencia individual, una solución como otra cualquiera, ni mejor ni peor que otras.

relojUna solución que, ahora, más que nunca, es más fácil. Sobre todo gracias a la tecnología. Hoy en día existen medios y tecnología para vivir de forma nómada que hace sólo diez años no existía. Por primera vez en la historia, escaparse es más fácil que nunca.

Por ejemplo, disponemos de un Conversor muy práctico y rápido para saber cuánto vale cada divisa en tiempo real. Couchsurfing, que, como ya se ha dicho, es una página de contactos de personas dispuestas a acoger viajeros de forma gratuita. A cambio, sólo quieren compañía, practicar idiomas y que se les cuenten aventuras. Skype para hablar con familia y amigos. GoogleMaps o el GPS del Smartphone para no perderse. Un sitio que contiene el programa budgetcalculator, que hace estimaciones de cuánto costaría el viaje según los países que se quieren visitar y la duración de la estancia. Ya hay muchas personas que lo están haciendo, incluso hay circuitos establecidos, rutas de nómadas que viajan para vivir, redes sociales que fomentan el contacto entre este tipo de viajeros, etc.

Hazlo

Mucha gente sueña con viajar, con escapar, con cambiar de vida, con ver otras vidas, con llegar al horizonte y contemplar qué hay más allá: ¿esto es todo? ¿El resto de mi vida será así? Los libros de viajes y los cada vez más ubicuos programas de televisión sobre personas que han decidido emigrar triunfan precisamente porque nos permiten ilusionarnos con lo que hay más allá, nos enseñan que el mundo uno no se lo acaba, porque el mundo es muy grande. Es algo que está en la punta de la lengua de todos. Sólo hay que hacerlo, aunque te equivoques.

Esta es tu vida • Haz lo que amas, y hazlo a menudo • Si no te gusta algo, cámbialo • Si no te gusta tu trabajo, déjalo • Si no tienes tiempo suficiente, deja de ver la tv • Si estás buscando al amor de tu vida, detente; te estará esperando cuando comiences a hacer las cosas que te gustan • Deja de analizar, la vida es sencilla • Todas las emociones son bonitas • Cuando comas, aprecia cada pequeño mordisco • Abre tu mente, tus brazos y tu corazón a cosas nuevas y a la gente, nuestras diferencias nos unen • Pregunta a la próxima persona que veas cual es su pasión y comparte tu sueño con ella • Viaja a menudo; perderte te ayudará a encontrarte a ti mismo • Algunas oportunidades sólo llegan una vez, aprovéchalas • La vida se trata de la gente que conoces y las cosas que creas con ellas, así que sal y comienza a crear • La vida es corta • Vive tus sueños, y comparte tu pasión.

Fotos | Wikipedia
En Diario del Viajero | Un club de viajeros para ayudarse: The Hospitality Club | El club en el que no puedes entrar si no has visitado al menos 100 países diferentes

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios