Sevilla

Casi sin planearlo, el camino me llevó a disfrutar de una noche de verano en Sevilla. Una ciudad que, agobiada durante el día por el calor, sabe abrirse y vivir a pleno las horas de la nocturnidad.

Nada como cruzar el Puente de San Telmo cuando la ciudad muestra todas sus luces. Desde aquí, tendremos la panorámica típica de la Torre del Oro iluminada y ante nosotros se abrirá el casco histórico con sus maravillas imperecederas: su Catedral, la Giralda, el Archivo de Indias, los Palacios Nazaríes, etc. etc.

Dos iniciativas me llamaron la atención. La primera el polémico tranvía que se ha puesto en marcha y que recorre aproximadamente 1 kilómetro y medio conviertiendo su itinerario normal en todo un city tour por el corazón sevillano.

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 8

Actividad de la comunidad