Compartir
Publicidad
Publicidad
Muelle de las Carabelas, en Palos de la Frontera, para comprender los viajes de Colón
España

Muelle de las Carabelas, en Palos de la Frontera, para comprender los viajes de Colón

Publicidad
Publicidad

Cuando se estaban por cumplir los quinientos años de aquel primer viaje de Cristóbal Colón hacia "las Indias", se planteó la posibilidad de recrearlo. Volver a dar vida a las tres naves que llevaron a aquellos hombres hacia un horizonte nuevo.

Y así se hizo, con la colaboración del Instituto de Historia y Cultura Naval, la Armada Española y la Diputación de Huelva. Hoy las réplicas de la nao Santa María y las carabelas Pinta y Niña están fondeadas en un muelle de Palos de la Frontera, en Huelva.

En este complejo se reproduce fielmente la ruta seguida por los marinos españoles en los meses de agosto, septiembre y octubre del año 1492, y se exponen las réplicas exactas de las tres naves descubridoras.

Cicloturismo

En su Centro de Interpretación se dan a conocer los conocimientos de la construcción naval, la navegación y la vida cotidiana de los hombres de la mar en los siglos XV y XVI.

Fueron necesarios muchos meses desde 1983, cuando se iniciaron las tareas de investigación que permitieron avanzar en el conocimiento de cómo eran estas naves, para posteriormente construirlas para volver a navegar sobre la estela de sus homónimas que partieron el 3 de agosto de 1492 desde Palos de la Frontera, por deseo expreso de los Reyes Isabel y Fernando.

El proyecto tuvo un capítulo muy interesante: dar a conocer tanto el viaje como las condiciones y el conocimiento derivado de aquel viaje colombino. Se eligieron las tripulaciones y los mandos y oficiales de cada una de las naves y el día 3 de agosto de 1990, la “Santa María”, la “Pinta” y la “Niña”, iniciaron desde Palos de la Frontera una travesía por puertos españoles y europeos, para finalizar su periplo recalando en la Exposición Universal de Sevilla de 1992.

5838358

Después de navegar volvieron a Palos de la Frontera, al puerto que vio salir a las originales naves que cruzaron el Atlántico, para seguir viviendo meciéndose sobre las olas de las aguas de los ríos Tinto y Odiel, cuna de la hazaña atlántica.

Se construyó entonces una dársena semicircular de 11.500 metros cuadrados con dos pantalanes de acceso de 35 metros cada uno. Las naves están ondeadas: a babor, la carabela Niña; en el centro, la nao Santa María; y a estribor, la carabela Pinta, mirando hacia la ría del Tinto, hacia América.

Además de las réplicas de los barcos, el Museo Muelle de las Carabelas cuenta con un centro de interpretación, el barrio medieval (recreado alrededor de la dársena) y la Isla del Encuentro, en la que se ha intentado recrear la cultura indígena de la Isla de Guanahani, primera isla en la que desembarcó Cristobal Colón, el 12 de Octubre de 1492, y a la que nombró San Salvador.

Fotos | Andalucía.org
En Diario del viajero | Más visitas en Huelva

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos