Bebiendo el vino más antiguo del mundo como en la boda de Ricardo Corazón de León, en Chipre

Sigue a

chipre pafos

A veces olvidada, Chipre es una de las grandes islas del Mediterráneo que siempre tiene algo que ofrecer. Por su ubicación, su clima, su historia, un recorrido por Chipre nos acerca a las raíces mediterráneas y, hoy, a algunos de los sabores más deliciosos del Mare Nostrum.

La calidad de sus vinos fue ya elogiada por el poeta Hesíodo cuando hace 28 siglos no dudó en bautizarlos como los mejores del mundo y los más antiguos. Algunos expertos afirman que en Chipre se desarrollaron las copas de cerámica para beber y las ánforas para transportar vino a lugares remotos y que los chipriotas llevan al menos 1.500 años de ventaja al resto de los pueblos mediterráneos en el arte de hacer vino.

Y hay pruebas del gusto local por el buen vino desde antiguo: en la región occidental de Pafos, un mosaico romano del siglo II d.C. encontrado en la Casa de Dionisio (dios griego del vino y el exceso), ofrece una representación de los primeros bebedores de Chipre: uno de los hombres está tendido en el suelo. Supuestamente borracho.

Si tus pasos te llevan a Chipre, apúntate entonces probar su vino. Porque “el vino más antiguo del mundo” vive en Chipre y se llama Comandaria. Se trata de un vino dulce elaborado con uvas Xyneri(blanca)y Mavro(negra), y es el mismo que llegó al continente europeo en las alforjas de los cruzados.

chipre mapa

En la actualidad, sólo lo producen cuatro bodegas de la región que encadena 14 pueblos pintorescos, unidos por una carretera bordeada de higueras y vides por igual. A unos 40 kilómetros de Limassol encontramos a Pissouri, camino a Pafos.

Otra escala es en el pueblo de Erimi donde se encuentra el Museo del Vino. Una pequeña colección de artes de cultivo de la vid y explicación de artesanal proceso de producción del célebre Comandaria, es la antesala de lo mejor de la visita: la degustación del vino mas antiguo del mundo.

chipre castillo kolossi

Con el sabor dulce aún rebotando en la boca, nos dirigimos un poco mas allá, al castillo de Kolossi donde celebró sus nupcias Ricardo Corazón de León, muy bien regadas por el vino de la tierra. Estamos a las puertas de la Península de Acrotiri donde se establecieron los Caballeros Hospitalarios en el siglo XIII. Desde sus almenas se puede ver todo el paisaje de viñedos que le dieron nombre al vino. Desde allí también el paisaje del Mediterráneo a nuestros pies nos acompañará en los pocos kilómetros de regreso a Limassol.

Pero es en Zoopigi, más cerca de la capital, donde encontramos el Museo del Comandaria, un moderno edificio con una vasta exposición sobre este vino,su historia, métodos de producción e importancia económica para la isla.

comandaria

En el camino, pasa por Monagri, un pequeño pueblo donde podrás ver los tejados cargados de fruta fresca. Aprovechando el sol inclemente de la isla, los chipriotas tienen la costumbre de dejar secar fruta así durante meses. De esas frutas se hace una de las delicias de Chipre: el palousse, una pasta hecha con el zumo de la fruta. Con este almíbar se hacen siropes, mermeladas, confitados y de uno de los dulces más exportados, el susuco, elaborado con frutos secos que se sumergen una y otra vez en el almíbar hasta lograr una larga cadena.

Vino y dulces. Un final de recorrido ideal para una visita a Chipre.

Fotos | Anadel y Federica Beretta en Minube
En Diario del Viajero | Chipre: Petra Tou Romiou, donde nació Afrodita

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario