Blogger Trip: Escapada desde Belfast a las montañas de Mourne

Síguenos

Ulster 122.JPG


Para escapar de la ruta habitual en Irlanda del Norte Belfast, la Calzada del Gigante y Derry decidí perderme por la zona montañosa de Mourne, al sur de la capital y a caballo entre Dublín y Belfast.

Mourne es un precioso lugar donde las montañas y el mar se juntan. Con el pico más alto de Irlanda del Norte, el Slieve Donard a la friolera de 850 metros, Mourne ofrece una costa tranquila con pueblos pescadores, alguno incluso bullicioso y aldeas remotamente perdidas entre valles cuya postal da la impresión de haber sido estampada treinta años atrás y a más de 1.000 metros de altura.

Llegué de Belfast a Kilkeel en autocar y de ahí tomé un taxi para cubrir los 4 kilómetros hasta Atticall. Habitualmente suelo patearme estos desplazamientos pero eran casi las diez de la noche y preferí hacer el señorito. En Atticall hay una iglesia, una escuela, media docena de casas desperdigadas y un precioso hostal llamado Cnocnafeola. Un lugar, sin lugar a dudas, ideal para descansar, relajarse o hincarle el diente a las montañas de Mourne.

Ulster 135.JPGEl servicio es extremado y la limpieza impecable. La mujer que lo lleva es tan amable que al final puede incluso hacerse un poco pesada aunque con toda su buena voluntad. El hostal es una buena base para visitar el valle de Silent Hill e incluso para subirse al pico más alto de Irlanda del Norte, el Slieve Donard. Para ello es preciso hacer dedo durante unos 8 kilómetros. Pedid que os dejen en el parking de Carrick Little. Desde ahí podéis iniciar la ascensión por las curiosas montañas de Mourne. Están divididas por muros que construyeron los ingleses para separar territorios y a través de las montañas el muro serpentea de tal manera que a uno le da la sensación de encontrarse ante una especie de muralla china salvando las distancias obviamente.

Subir hasta el Slieve Donard no entraña demasiadas dificultades. A partir de ahí podéis ir carenando las montañas hasta llegar a Slieve Bearnagh donde se baja hasta el pantano y de ahí caminito hasta Silent Hill. Son unas siete horas que pueden hacerse más largas y duras dependiendo del estado del terreno. En casi todas las montañas de Irlanda y durante las cuatro estaciones del año vais acabar con las botas llenas de barro. Así que equiparos bien o la sensación térmica en los pies no os dejará disfrutar del paisaje.

Si uno, por otro lado, busca tranquilidad, las montañas de Mourne son ideales para descansar, sólo o en familia, y conocer las tradiciones locales de la zona.

Ver galeria completa » Mourne (25 fotos)


Blogger Trip 2 | Primer contacto con Belfast
Blogger Trip 3 | Tour en taxi por los murales de Belfast
Blogger Trip 4 | La Calzada del Gigante y otras maravillas de la costa de Irlanda del Norte
Blogger Trip 5 | Escapada desde Belfast a las montañas de Mourne

Para dormir en Mourne | Hostal Cnocnafeola
Más información | Mourne Mountains

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario