Compartir
Publicidad

Ideas divertidas para recorrer Budapest con niños

Ideas divertidas para recorrer Budapest con niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Viajar con niños nos obliga a descubrir los lugares visitados desde su punto de vista. Programar los días para seguir el ritmo de los pequeños, con paradas en parques y juegos para que el "circuito" no se les haga tan pesado.

Por otro lado, adaptarnos a su pequeño mundo nos lleva a buscar actividades y lugares divertidos que estimules el conocimiento y la imaginación de nuestros hijos... y la nuestra.

Veamos algunas ideas para recorrer Budapest con niños.

  • Tren infantil y tren de cremallera de Széchenyi

Tenemos el tren de vía angosta que atraviesa las colinas de Buda desde la colina de Széchenyi hasta el valle de Hüvös. es un tren únicamente para niños de entre 9 y 14 años ya que los únicos adultos a bordo son los maquinistas.

Para llegar a él tenemos la posibilidad de viajar en un tren de cremallera (interesante en si mismo) cese Szilagyi Erzsébet favor hasta la cima de la colina Széchenyi.

10 imprescindibles para una escapada a Budapest

  • Funicular

¿A qué peque no le gusta pegar la nariz de la cabina de un funicular? En Budapest tenemos el Funicular del Castillo cuyo trayecto dura poco más de un minuto y con vistas impresionantes. Es una buena alternativa para subir al castillo sin cansar a la pequeña tropa. Funciona desde las 7.30 hs hasta las 22.30 hs por lo que puedes incluirlo en cualquier momento del día.

  • Zoológico de Budapest

Estés a favor o en contra de los zoológicos, el de Budapest tiene valores peopiors. Entre ellos ser uno de los más antiguos del mundo (fue abierto al público en 1866) y que en el mismo encontraremos algunos edificios art nouveau de gran belleza. La mayoría de estos edificios que albergan distintas especies fueron construidas entre 1909 y 1911.

Además hay muchas actividades en Budapest que puedes compartir también con tus hijos: navegar o remar en el río Danubio, visitar un balneario, visitar el Museo del Transporte o el Planetarium. sin embargo, no aconsejaría visitar el laberinto bajo el castillo con niños pequeños porque si bien es seguro, el ambiente puede ser un poco agobiante o atemorizarlos. En cambio, si tienes hijos adolescentes, les encantará recorrer estas galerías de túneles subterráneos.

Foto | María Victoria Rodríguez
En Diario del viajero | Más sobre Budapest

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos