La última cena: ¿Qué comió Jesús con sus discípulos?

Sigue a

ultima cena

Es una de las obras maestras de la pintura. Leonardo la pintó directamente sobre una pared de la recientemente terminada iglesia de Santa María de las Gracias, en Milán, por encargo de su mecenas, el Duque Ludovico Sforza. Por la técnica empleada, la obra estaba destinada a desaparecer en pocos años, sin embargo la calidad de sus trazos ha logrado que generaciones de artistas se empeñaran en salvarla.

Cuando llegas a la iglesia y logras pararte frente a esta enorme pintura mural, piensas que la estancia donde te encuentras fue granero, cárcel, armería; que presos y soldados escribieron graffitis y mofas en las caras de los apóstoles; que la témpera original fue tratada con cera, óleo y cenizas para evitar su deterioro.

El 15 de agosto de 1943, durante la II Guerra Mundial, las bombas derribaron gran parte de la iglesia, incluyendo todo el Refectorio donde se encuentra La última cena que se salvó gracias a la previsión de los dominicos que antes habían construido una estructura de andamios y bolsas de arena que la protegió. Una y otra vez fue salvada del desastre.

Mucho se ha escrito y estudiado sobre la técnica y simbolismo escondido en sus figuras. Hasta existe una reproducción fotográfica de altísima difinición para poder verla con detalle en internet, por si no tienes la suerte de estar entre el pequeño grupo que puede acceder a la sala cada día.

La última cena ha despertado también una polémica entre varios estudiosos sobre nutrición. Analizando diversas representaciones de la última comida de Jesús con sus discípulos,y tomando como eje temporal la obra de Leonardo, se ha establecido lo que podríamos llamar el posible menú de esa noche.

En estas obras aparecen repetidamente el pan y el vino como dijera el evangelio de Lucas, y también el pescado (en el 18% de las representaciones), el cordero (14%) y el cerdo (7%). Este último ingrediente es una interpretación libre y seguramente no estuvo en aquella mesa por la prohibición del judaísmo y por la celebración de la Pascua judía en esa cena.

Con el paso del tiempo, antes y después de la obra de Leonardo (circa 1495), tanto el menú como el tamaño de las porciones que supuestamente comieran, van cambiando de acuerdo a los tiempos en que viviera el pintor que encarara el tema.

Foto | Wikipedia
En Diario del Viajero | Amboise, la última morada de Leonardo da Vinci
En Diario del Viajero | Una sóla entrada para ver las principales obras de Leonardo da Vinci en Milán

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario