Lago de Garda, el más grande de Italia

Sigue a Diariodelviajero

Lago-di-Garda

Al igual que otros famosos lagos italianos como el Lago de Como y el Lago Maggiore, el Lago de Garda se encuentra en el norte de Italia, a los pies de los Alpes.

Debido a su origen glaciar, el lago tiene un profundo color azul celeste que contrasta con la verde vegetación de las montañas. Tiene una extensión de 370 km2 y abarca precioso pueblos de tres regiones italianas: Lombardía, Veneto y Trentino.

Para darnos una idea de las distancias, el lago se encuentra a media hora en coche desde Verona, a una hora desde Milán y a hora y media desde Venecia.

El clima permite disfrutar al visitante de una maravillosa vegetación en los alrededores del lago, así como de todo tipo de deportes acuáticos y náuticos.

Una gran idea es realizar un recorrido en coche bordeando el Lago de Garda. Un buen punto de partida es Sirmione, ubicado al sur del lago en una península que se adentra en las aguas del lago. Se puede visitar un precioso castillo del siglo XIII construido en un pequeño pueblo medieval de estrechas y empinadas calles.

Sobre la margen izquierda del lago encontramos la ciudad de Gargnamo, importante lugar para la práctica de vela. En septiembre se vuelve un punto muy concurrido pues allí se celebra la Centomiglia, la regata a vela en agua dulce más importante del mundo.

Otra parada obligada es Limone sul Garda, un núcleo urbano situado más al norte, en la ribera oeste el lago inundado de olor a limón debido a las plantaciones de limoneros de la región. Está muy preparada para el turismo y no se puede perder una vista a sus iglesias más famosas: la iglesia de San Pietro y la iglesia de San Rocco.

Al norte nos encontramos con Riva del Garda, una ciudad con importantes rastros medievales donde podemos visitar el mercado y hacer una parada antes de continuar el viaje hacia la costa este del lago conocida como la “Riviera dei Olivi” por los terrenos de olivares que lo bordean.

mapa-lago Garda

Sobre la costa este, uno de los puntos turísticos más destacados es Malcesine, situado en la frontera del antiguo imperio astrohúngaro. Es una ciudad medieval en la que podemos visitar el castillo Scaligero y subir al monte Baldo desde donde podemos disfrutar de magníficas vistas del lago.

También merece la pena hacer una parada en las famosas ciudades de Brenzone, Garda y Bardolino. Entre las dos primeras, la punta de San Vigilio, una punta que se adentra en el lago bien vale una visita para conocer la iglesia de San Vigilio y la Villa medieval de Garuenti.

Asimismo, el lago cuenta con ocho pequeñas islas a las que se puede llegar en barco o bien visitarlas mientras hacemos un paseo en trasbordador que nos llevará a conocer los principales poblaciones que bordean las orillas del lago.

Más información | Lago de Garda, Lago di Garda

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios