Puentes de Amsterdam: el Magere Brug

Sigue a

amsterdam magerebrug

Es imposble pensar en Ámsterdam sin sus canales. Y parte del paisaje de esta ciudad única son sus puentes. Hoy hablaremos de uno de ellos, el Magere Brug que merece nuestra visita.

Su nombre ya nos da una idea: “puente angosto“. Ese nombre tiene su historia: en 1672 el puente original tenía nombre propio: Kerkstraatbrug o puente de la calle de la Iglesia, sin embargo, por ser tan estrecho que sólo cabían dos personas, empezó a llamársele con el nombre que se le conoce hoy en día. Otros cuentan que su nombre proviene del apellido de dos ricas hermanas que pagaron la construcción del mismo para poder visitarse, ya que cada una vivía en una orilla del río Amstel. Y por si faltara alguna versión, también dicen que es el apellido del arquitecto que lo diseñó.

Aquel puente original del siglo XVII fue demolido y reemplazado en 1871 por el actual. Tiene 9 arcos y es un poco más ancho que su predecesor. Es un puente tradicional al estilo holandés: madera blanca y levadizo a mano mediante un sistema de doble báscula. Estos puentes tradicionales fueron desapareciendo progresivamente yel de Magere Brug es el único representante “vivo” de ese estilo. Durante la Segunda Guerra Mundial fue desarmado por la gente del pueblo para usar su madera como leña, y posteriormente fue reconstruido íntegramente.


Ha sufrido algunas modificaciones para que los coches puedan atravesarlo (en 1969) y más tarde para prohibir que lo hicieran (en 1994) volviéndolo a su uso original si bien también pueden pasar por allí las bicicletas (por supuesto). Se hizo una excepción en 1971 para que Sean Connery en la piel de James Bond lo cruzara a toda velocidad con su coche para la peli Diamantes para la eternidad.

Actualmente el puente levadizo ya no se activa con un sistema manual sino por uno mecánico a partir de 1994. Si quieres verlo en acción, siéntate cómodo en alguna de las terrazas de la zona y lo verás, ya que se activa cada 20 minutos para que pasen las barcas de transporte fluvial. Y si lo haces por la noche, tendrás el espectáculo agregado de sus 1.200 bombillas.


Ver mapa más grande

Foto | Vuelos al Mundo
En Diario del Viajero | Un paseo en barco por Ámsterdam

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario