Síguenos

roma

Si te toca organizar una primer visita a Roma, te sugiero que comiences a los pies del enorme Monumento a Vittorio Emanuele II, en lo que podríamos llamar el “kilómetro 0 turístico”. En un radio de escasos cientos de metros encontramos algunos de los atractivos históricos de la ciudad y podemos dar un paseo desde la época romana, los Edad Media y el siglo XX.

Si el Campidoglio marca la cima de una de las famosas 7 colinas de Roma (colina Capitolina), a sus pies se abría en tiempos de la Roma imperial, el centro del poder. Esta zona era llamada Monte de Saturno, ya que aquí se levantaba un templo dedicado a la mayor deidad de Roma en esos tiempos, y del que podemos ver algunos restos cuando visitemos el Foro Romano.

Monumento a Vittorio Emanuelle II

Este enorme monumento que se levanta en la Piazza Venezia, fue construido a principios del XX como homenaje al Rey Victor Manuel II, artífice de la unificación Italiana.

Aunque en un principio el monumento no parecía encajar en la clásica arquitectura de la ciudad de Roma y era mal visto por sus ciudadanos al haberse tenido que destruir un barrio medieval para poder construir este edificio, poco a poco ha ido ganándose la reputación y respeto de todo el mundo gracias a ser un importante polo de atracción turística.

El monumento encierra el Museo del Risorgimiento, dedicado a la historia de la unificación italiana. Pero no nos equivocamos si decimos que sólo una pequeña parte de los miles de personas que suben cada día al monumento, se acuerdan de visitar el museo. El atractivo principal es ver de cerca este colosal monumento blanco, conocido en la ciudad como Vittoriano o “el pastel de bodas“.

También ha ayudado su situación privilegiada para contemplar monumentos cercanos como el Campidoglio, los Foros o el propio Coliseo desde sus terrazas situadas a una altura máxima de 70 metros. Se puede subir en ascensor hasta lo mas alto, a las terrazas junto a las cuádrigas con vistas verdaderamente impresionantes.

En un nivel justo debajo de la estatua ecuestre del Rey Victor Manuel II se encuentra la tumba al soldado desconocido, que desde 1921 acoge los restos de un soldado sin identificar muerto en la Primera Guerra Mundial. Dos soldados hacen guardia permanentemente junto a la tumba y dos pebeteros con una llama que se mantiene siempre encendida.


Ver mapa más grande

Foto | Robert Nightingale
En Diario del Viajero | Roma (I)
En Diario del Viajero | Roma básica: Ara Pacis

Deja un comentario

Ordenar por:

1 comentario