Compartir
Publicidad
Viaja a Italia sin caer en tópicos: tres ciudades que te sorprenderán
Europa

Viaja a Italia sin caer en tópicos: tres ciudades que te sorprenderán

Publicidad
Publicidad

Roma, Florencia, Venecia. Milán, Nápoles y alguna pocas más. El menú "tradicional" de viaje a ciudades italianas suele incluir estos platos principales. Hermosas ciudades que atraen a miles y miles de turistas en cualquier época del año.

Hoy te voy a proponer acercarte a tres ciudades italianas menos visitadas, aunque con grandes atractivos y que podrás visitar sin demasiados turistas (si eso es posible en Italia).

Parma

Parma

Aquí la gastronomía es un asunto muy serio. Es la sede de la Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea, la cuna del famosísimo prosciuto di Parma y donde nació el exquisito queso Parmigiano Reggiano.

Se llega a Parma fácilmente en tren con la línea que une Bologna con Milán y otra característica que la hace muy amigable es que toda su zona histórica se puede recorrer tranquilamente a pie.

Y si estamos en tierra de buena comida, por qué no sumarnos a una visita a las queserías que producen este típico queso? Sólo debes apuntarte con anterioridad. Aquí tienes la información.

Parma2

Parma tiene un importante patrimonio artístico. El casco histórico que debemos conocer recorriendo sus calles, entrando a sus muchas iglesias y respirando la atmósfera de sus palacios. Entre las visitas que te recomiendo está la de la Camera de San Paolo en el antiguo monasterio del mismo nombre. Encontrarás allí frescos de Corregio del siglo XVI, un encargo de la abadesa.

Visita el Duomo de Parma también donde encontrarás más frescos del mismo autor en la cúpula y el baptisterio octogonal separado el edificio.

Parma3

Y no te olvides de darte un homenaje con su famoso queso y el prosciuto local.

Ravena

Ravena3

Ravena se ubica en la costa adriática y es muy conocida por sus mosaicos, un trabajo artesanal que viene realizándose aquí desde los siglo V y VI. Entre su patrimonio encontramos 8 edificios incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad. Aún así, es menos visitada que otras ciudades italianas. Una pena y una oportunidad a partes iguales para visitar un lugar valioso sin la marea de turistas acompañándonos.

Ravena

Ravena tuvo un papel protagónico durante el imperio de Justiniano (527-565) y es por ello que vemos tantos ejemplos de arte bizantino. La arquitectura y la recordación de las iglesias de Ravena siguen el ejemplo de los templos de Constantinopla de la época.

Ravena: El Mausoleo de Gala Placidia

Ravena2

La más importante es la iglesia de San Vitale con los mosaicos del ábside mostrando al Emperador Justiniano y a su esposa Teodora, imágenes que hemos visto en muchos libros de historia y de arte. Otras iglesias a visitar son San Apolinario y San Apolinario el Nuevo.

Única y bella esta ciudad medieval, Ravena inspiró a Tolkien la Minas Tirith de su Tierra Media.

Urbino

Urbino3

No es fácil llegar pero vale la pena (foto de inicio). No puedes llegar en tren y hay pocos buses que se animen a subir el camino montañoso hasta Urbino. Hoy una ciudad aparentemente aislada, Urbino concentraba una gran actividad durante el siglo XV.

Alrededor de la figura de Federico da Montelfeltro, un acaudalado militar, se reunía una especia de "corte" que se aprovechaba de su fortuna y su amor por la buena vida. Su Palazzo Ducale era el lugar donde se reunía esta corte y escenario de encuentros políticos y fiestas.

Urbino 2

Hoy se puede visitar el Palazzo y es una razón suficiente para subir hasta Urbino. Construido sobre una ladera de la montaña, su fachada principal es el telón de fondo de na gran plaza en pleno centro de la ciudad. En la actualidad, convertido en Galería Nacional, expone grandes joyas de arte renacentista: Rafael, Piero della Francesca, Paollo Ucello, etc.

Urbino es una ciudad pequeña para disfrutar de una escapad o de paso a otro destino. Eso si, te recomiendo que hagas una parada gastronómica en cualquiera de sus bares para probar un crecsione con stracchino, una especie de pan de pita relleno de espinacas y el queso típico de la zona.

Anímate a salir de lo "tradicional" y descubrirás muchas ciudades y pueblos italiano con un encanto especial.

Fotos | byb64, John M Reynolds, Andy Hay, Turismo Marche, María Victoria Rodríguez
En Diario del viajero | Más sobre Italia

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos