Viaje a Croacia, parte 3: la isla de Lokrum

Síguenos

lokrum1.jpg


A sólo 700 metros del viejo puerto de Dubrovnik está la isla más cercana a la ciudad. Su nombre Lokrum y su pequeña superficie encierra varias visitas de interés y no menos leyendas dignas de mencionarse.

La isla está poblada de pinares, cipreses y flora exótica. Lokrum es una isla sin habitantes y sin coches que presenta varias zonas de baño algunas marcadas FKK (nudistas). Llamar playas a estas zonas para nadar quizá es decir mucho, no hay arena, hay muchas rocas y sólo alguna escalera para acceder al agua, eso sí esta es clara y en contraste con la frondosa vegetación dibuja un marco idílico. No muy cómodo pero bonito. No vayáis sin comida, casi no hay sitio donde comprar nada.

Lo mejor es darse una vuelta y rodear la isla (es posible sin cansarse demasiado), hay un monasterio benedictino del 1023 y una casa botánica.Estos edificios están envueltos en la superstición, de hecho, nadie se queda en la isla al anochecer cuando se acaban los barcos de regreso a Dubrovnik.

Dice la leyenda que después que Napoleon acabó con la independencia de Dubrovnik, expulsó a los benedictinos y a partir de ahí muertes y desgracias asolaron a los propietarios de estos enclaves en Lorkrum con el consecuente abandono de las propiedades.

Volviendo a la isla, hay un idílico lago salado al que se ha denominado Mare Muorto y que es otro punto obligado de visita. Como curiosidad bajo la espesura de los árboles es fácil ver pavos reales.

Por si no tuviera ya poca historia la islita, tuvo un naúfrago de lujo. No, no fué Tom Hanks. El mísmisimo Ricardo Corazón de Léon volviendo de las Cruzadas en 1192 dió con sus huesos en Lokrum. Agradecido por su salvamento subvencionó la construcción de la Katedrala de Dubrovnik.
¿Se puede contener más historia en tan poca superficie?

En Diario del Viajero | Viaje a Croacia parte 1
En Diario del Viajero | Croacia parte 2

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario