Atenas (Grecia): cómo llegar del aeropuerto a la ciudad

Síguenos

Autobús saliendo del aeropuerto de Atenas

En el primer post del especial sobre Grecia comentamos que la principal vía de acceso al país desde el extranjero es el Aeropuerto Internacional de Atenas “Eleftherios Venizelos”. Se trata de un aeropuerto cómodo y moderno, no demasiado grande, con lo cual no necesitamos grandes caminatas para llegar a las puertas de embarque o al control de seguridad.

A la inversa, cuando llegamos al aeropuerto también es muy sencillo salir de la terminal y tomar el transporte público. En la mayoría de guías turísticas sobre Atenas aparece dibujada una línea de metro que conecta el aeropuerto con el centro, pero desde el pasado 14 de febrero, y al menos hasta mediados del año que viene, permanece cerrada.

La alternativa es el autobús. Funciona las 24 horas y cuesta 3.20 euros por trayecto (el billete se compra en una caseta situada justo a la salida de la terminal, frente a donde paran los buses). Existen varias líneas, numeradas desde la X92 a la X97. El más frecuente (y concurrido) es el X95, que conecta con la Plaza de Syntagma, en el corazón de la ciudad.

Como alternativa, el X94 llega hasta Ethniki Amyna (Εθνική Άμυνα), y desde allí ya se puede coger el metro (especialmente indicado en hora punta, por el tráfico). El propio X95 para también en Ethniki Amyna a lo largo de su trayecto.

Si se quiere ir directo al puerto de El Pireo (Πειραιάς, ‘Pireás’) se debe tomar el X96 (desde El Pireo salen barcos a prácticamente todas las islas de Grecia). Si nuestro destino es cualquiera de las dos estaciones de autobuses de la ciudad (que conectan con destinos del interior y el Peloponeso), debemos tomar el X93.

Cuando reabra el metro (actualmente cerrado debido a la construcción de nuevas estaciones a lo largo del trayecto), la línea 3 es la que llega desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad. El billete, antes del cierre, costaba seis euros. Por la estación de tren del aeropuerto siguen pasado los trenes de cercanías (‘Proastiakós’), que conectan con los suburbios del norte y llegan hasta Corinto y el Peloponeso.

También existe la alternativa del taxi. Los taxis atenienses son bastante baratos, pero el aeropuerto está tan lejos del centro que el trayecto es caro. Resultará no menos de 20 euros en horario diurno y 30 euros en horario nocturno. Los taxis siempre deben llevar taxímetro, no hay que dudar en exigir que lo enciendan. Por lo demás, las tarifas están visibles en el asiento del copiloto.

El suplemento por equipaje es de 35 céntimos por bulto, ni uno más, para todos los taxis. Los taxistas suelen excusarse en este suplemento para engordar la factura a los turistas hasta límites insospechados. En caso de abuso, hay que señalar la tarjeta con las tarifas, y como último extremo, negarse a pagar más de lo que marque el taxímetro.

Como consejo muy a tener en cuenta para todo viajero, en Grecia existe la policía turística para ayudar a extranjeros en apuros. Su número es el 171 (gratuito, funciona 24 horas) y sus funcionarios hablan inglés, francés y alemán.

Imagen | Autobús saliendo del aeropuerto de Atenas
Más información | Aeropuerto Internacional de Atenas
En Diario del Viajero | Especial Grecia
En Diario del Viajero | Cómo llegar del aeropuerto a la ciudad en Bucarest, Manhattan

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios