Sigue a

Estadio Kalimarmaro, Atenas

Continuamos nuestro monográfico sobre Grecia en la capital, Atenas. Buscamos el espíritu de las primeras Olimpiadas en el estadio Kalimarmaro (Καλλιμάρμαρο), que literalmente significa ‘bello mármol’. Su nombre oficial es Panathinaikó Stadio, es decir, ‘estadio Panateniense’.

Este espectacular recinto de mármol ya acogía competiciones atléticas en la antigüedad, en honor a la diosa Atenea. En el siglo XIX los restos fueron excavados, y posteriormente reconstruidos para las celebraciones deportivas modernas.

El Kallimarmaro se encuentra en el corazón de Atenas, su entrada principal se sitúa en la avenida Rey Constantino. Está construido aprovechando la ladera del monte Arditos, uno de tantos de la capital griega.

Hoy en día, el estadio se dedica a todo tipo de actividades públicas incluyendo conciertos al aire libre. Aunque las gradas y el recinto deportivo se encuentran generalmente cerrados al público, la zona verde que rodea el graderío (un oasis de sombra en pleno centro de Atenas) está siempre concurrida por gente haciendo ‘footing’ o relajándose.

El recubrimiento de mármol fue pagado por el benefactor griego Georgios Averof, cuya estatua se encuentra frente a la entrada principal. El mármol fue extraido del monte Pendeli (cercano a Atenas) y el precio ascendió a un millón de dracmas, una fortuna desorbitada para la época.

A pesar de llamarse Panathinaikó, este estadio no tiene nada que ver con el famoso club deportivo Panathinaikós, cuyo campo de fútbol se encuentra en la avenida Alexandras, aunque en la actualidad juega en el nuevo estadio olímpico de Atenas (OAKA), construido con motivo de las Olimpiadas de 2004.

Zappion

Zappion, Atenas

Al otro lado de la avenida Rey Constantino, en medio de los llamados Jardines Nacionales, se encuentra el palacio conocido como Zappion (Ζάππειον), un edificio neoclásico que en la actualidad acoge congresos y exposiciones.

El Zappion fue construido también para dar esplendor a las Olimpiadas atenienses de 1896. Fue usado como sede de las competiciones de esgrima. Posteriormente ha acogido muchos momentos históricos, incluyendo la firma de los documentos que confirmaban la entrada de Grecia en la Unión Europea en 1981.

Su nombre hace honor al filántropo Evangelis Zappas, que financió la construcción del edificio. Desafortunadamente, Zappas nunca llegó a ver el edificio terminado.

El Zappion y el Kalimarmaro son dos de los principales exponentes de la Atenas neoclásica. Son muchos los edificios que tratan de imitar la grandeza de la antigua Atenas y que fueron construidos con objeto de poner la capital griega una capital moderna a la altura de otras grandes ciudades europeas.

Imágenes | Ignacio Munguía, Andreas Trepte
Diario del Viajero | Viajar a Grecia

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario