Viajar desde Atenas al resto de la Grecia continental

Sigue a

Carretera de Grecia

Como ya hemos comentado en anteriores entradas de este especial, la ciudad de Atenas es la vía de entrada para la mayoría de visitantes a Grecia, y es la ‘base de operaciones’ perfecta para alcanzar cualquier otro rincón del país. Hoy nos centraremos en la Grecia continental, y dejaremos las islas griegas para una futura ocasión.

El transporte en el interior de Grecia es algo complicado ya que las carreteras y ferrocarriles están bastante menos desarrollados que en otros países como España y el transporte público funciona de una forma bastante caótica. Sin embargo, todo se puede resolver con un poco de paciencia y la información adecuada.

En tren

Atenas sólo tiene una estación de ferrocarril interurbana, la pequeña Estación de Lárissa (Stathmós Laríssis, ver mapa), en la línea roja del metro. Desde allí parten los trenes a la segunda ciudad griega, Salónica (Thessaloniki). Los trenes más rápidos y confortables llegan en cuatro horas y media, los más económicos (con un precio muy competitivo) tardan dos horas más.

Desviándonos de esa línea férrea podemos llegar a la ciudad costera de Volos o a Kalambaka, a los pies del complejo monástico de Meteora. Otra línea férrea nos lleva al Peloponeso. La línea llega hasta Patras (tercera ciudad griega). Sin embargo, actualmente se encuentra en obras, y resulta imposible pronosticar cuando se reabrirá de nuevo con plena normalidad.

Viajar en tren es una forma cómoda y económica de desplazarse por el interior griego, pero requiere calma. Los billetes sólo se pueden reservar por teléfono (1110), pero hay que comprarlos en la estación. Al menos, las taquillas de la Estación de Lárissa están abiertas casi 24 horas, salvo las de trenes internacionales, cuyo horario acostumbraba a ser de 14 a 22. No se pueden realizar compras ni reservas por Internet. Para más información, consultad la entrada sobre viajar en tren por el interior de Grecia.

En autobús

Aquí hay que distinguir recorridos suburbanos e interurbanos. Para los suburbanos (dentro de Ática) tenemos los buses de KTEL Attikís. Para la mayoría de destinos (incluyendo Sunio y Maratón) los buses parten de la plaza Egyptou, cerca de la estación de metro de Victoria (ver mapa). Dependiendo del destino, algunos tienen más paradas intermedias por la ciudad.

Los tickets de los buses suburbanos se pagan al conductor o bien a un revisor que va montado en el autobús. Los precios son caros en comparación con el económico transporte metropolitano.

En cuanto a los autobuses interurbanos, hay dos estaciones, pobremente comunicadas con el centro. La terminal A, en la avenida Kifisú (Κηφισού, ver mapa) cubre prácticamente todos los destinos de interés, incluyendo todo el Peloponeso y la Argólida, Salónica y la zona norte de Grecia, el suroeste con las islas de Corfú y Kefalonia, etc. Se llega hasta ella con el bus 051, que parte de las inmediaciones de la plaza de Omonia.

La terminal B, por su parte, se encuentra en la avenida Liosion (Λιοσίων, ver mapa). Se puede llegar hasta ella en el bus 024, que parte frente a los jardines del Parlamento. Desde aquí parten los autobuses a la isla de Evia, las regiones centrales (incluyendo Meteora) y algún otro lugar de interés como Delfi. En los autobuses interurbanos, lo normal es comprar el billete en taquilla.

En coche

Las carreteras griegas no son muy buenas, y los conductores disparatados abundan más de lo que deberían (Grecia tiene una alta tasa de mortalidad en carretera). Aún así, el coche es la forma más flexible de viajar, y muchas veces es la única manera de visitar varios lugares en el mismo día y regresar a dormir a Atenas.

La gran mayoría de empresas de alquiler de coches se localizan en la avenida Syngrú (en torno a la estación de metro de Syngrou-Fix). Existe mucha variedad de precios y calidades, una de las alternativas más económicas que encontramos es Avance.

Salir de Atenas desde Syngrú es relativamente fácil: basta bajar la avenida hasta llegar al desvío del Pireo (y en lugar de continuar hacia el Pireo, optaremos por desviarnos en dirección a la Carretera Nacional (Εθνική Όδος). Una vez en la Carretera Nacional, si seguimos recto hacia el norte conectaremos con la autopista de peaje Atenas – Salónica. Otra alternativa es desviarse hacia Corinto (Κόρινθος), donde también acabaremos enlazando con otra autopista de peaje.

Atenas está rodeada por una gran circunvalación de peaje, la Carretera de Ática (Αττική Όδος), que llega hasta el aeropuerto. El peaje tiene un precio único de 2,60 euros independientemente del tramo recorrido. La documentación del vehículo nos será facilitada por la compañía, pero evidentemente necesitamos un carné de conducir de la Unión Europea o bien el carné de conducir internacional.

Las mejores excursiones de un día que podemos realizar en coche desde Atenas son hacia la Argólida (Epidauro – Nafplio – Micenas – Corinto), la isla de Evia, o los impresionantes restos arqueológicos de Sunio o Delfi. Si uno se ve con fuerzas y se levanta bien pronto por la mañana, también es posible visitar Meteora y volver en el mismo día.

Imagen | gterez
En Diario del Viajero | Viajar en tren por el interior de Grecia
En Diario del Viajero | Atenas: cómo llegar del aeropuerto a la ciudad

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario