Descubriendo Oporto: visita a la Sé o Catedral

Sigue a

La Sé Catedral de Oporto

En nuestros paseos por la ciudad del Duero no podemos dejar pasar una visita a la Sé, Catedral de Oporto, uno de los edificios históricos más antiguos y emblemáticos, y desde el que además obtenemos una panorámica excepcional hacia Oporto y el Duero.

Aquí se sitúa la sede episcopal de la diócesis de Oporto, y los portuenses conocen esta zona del barrio da Batalha, que sirvió de asentamiento a uno de los primeros núcleos de población de la ciudad, como Alto da Penavetosa.

Desde la plaza de la Catedral hacia el Duero se observan a la perfección los bulliciosos barrios antiguos de Oporto, la ribera de Vila Nova de Gaia con las bodegas y hacia el interior vemos el perfil de la ciudad con edificios que destacan como la iglesia de Sao Francisco, el Palacio da Bolsa o la Torre dos Clérigos.

Por todo esto, aunque no entremos a la Catedral, vale la pena acercarse a la plaza y deleitarse con las vistas. Un lugar muy fotogénico, y el centro de la plaza de la Catedral una columna con historia tétrica (era utilizada para colgar a los criminales) que da un toque especial al lugar.

Claustro Catedral Oporto

Visita a la Catedral de Oporto

Pero vamos a aprovechar nuestro paseo hasta aquí y entramos a ver la Sé, declarada Monumento Nacional portugués. La entrada a la Catedral es gratuita, y si queremos ver el claustro y el Museo hay que pagar entrada (3 euros; 2 euros con la Porto Card).

El inicio de su construcción de la Sé data de la primera mitad del siglo XII, y se prolongó hasta principios del siglo XIII. Ese primer edificio, de estilo románico, sufrió muchas alteraciones a lo largo de los siglos.

El exterior del edificio por ejemplo es del XVIII, tiene un aspecto de fortaleza con almenas, bastante liso, donde destaca el rosetón. Nos recuerda a la Sé de Lisboa, aunque más pequeña. Las balaustradas y cúpulas de las torres también son barrocas.

En la época gótica se construyó la capilla funeraria de João Gordo (alrededor del 1333), caballero de la Orden de los Hospitalarios y colaborador de Dionisio I de Portugal. El rey Juan I de Portugal se casó con Felipa de Lancaster en la Catedral de Oporto en el año 1387.

Del interior destaca un magnífico altar de plata, construido en la segunda mitad del siglo XVII por varios artistas portugueses, fue salvado de las tropas francesas en 1809 por medio de una pared de yeso construida apresuradamente.

El altar mayor, construido entre 1727 y 1729, es una importante obra del barroco y las pinturas murales de la capilla mayor son de Nasoni. También hay tres bonitos órganos.

Museo de la Sé Oporto

Claustro y Museo de la Sé de Oporto

Pero lo que más me gustó de la visita fue “la trastienda”, el claustro de la época gótica (siglos XIV-XV), construido en el reinado de Juan I de Portugal y el “tesouro” de la Sé.

En el edificio anexo, conectado con el interior de la Sé, accedemos a la Casa del Cabildo, el Museo catedralicio con el “tesouro”.

Aquí podemos ver una muestra de arte religioso, diversas tallas, altares y objetos de orfebrería, el claustro, la sala capitular, la sala notarial… Muchos ejemplos de arte barroco (pintura, escultura, mobiliario…) y ricas vestimentas religiosas o libros de música constituyen los principales fondos del lugar.

Me encantó tanto el claustro como el piso superior, donde los paneles de azulejos tradicionales, en blanco y azul, exhiben la vida de la Virgen y Las metamorfosis de Ovidio. Contemplar en estos lugares los miles de azulejos que, al aire libre, destellan con la luz del atardecer, tomando una tonalidad especial, es un espectáculo precioso.

También es especial asomarse a las ventanas de este edificio y contemplar las vistas de Oporto y de la plaza desde un punto más alto.

La Catedral de Oporto y el Museo se puede visitar se abril a octubre de 9:00h a 12:30 y de 14:30 a 19:00h (el museo cierra a las 12:15h y 18:00h); de noviembre a marzo de 12:30h a 12:30h y de 14:30h a 18:00h (el museo hasta las 12:15 y 17:15 horas).

En Diario del viajero | El Centro Portugués de Fotografía, Café Majestic, donde los perritos calientes se comen con cuchillo y tenedor

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios