Sigue a

Museo HR Giger

Alien, el Octavo Pasajero, se coló en una nave espacial pero había nacido en Suiza. Sí, el típico producto suizo, me dirán. Pues eso, tan típico como los quesos o relojes suizos.

El caso es que la mano que dió forma al monstruo de la película fue H.R.Giger, un artista nacido en Coira, Suiza.

Su mundo de figuras fantásticas a quienes bautizó biomecanoides, y sus escenarios oscuros y amenazadores, fueron objeto de múltiples exposiciones a partir del estreno de la peli en 1979. Una de ellas tuvo lugar en el Castillo de Gruyères en Suiza. Sí, el pueblo de los quesos.

Y tan bien funcionó la mezca, que decidieron abrir allí mismo el Museo H.R.Giger donde se despliega todo este universo imaginario de humanos y animales cuyos cuerpos incluyen piezas mecánicas. Tanto la exposición como las zonas públicas y hasta el bar, están poblados de los seres de Giger.

Una experiencia para los amantes del cine, los efectos especiales, los ambientes misteriosos, las curiosidades y el arte más personal que pueda salir de un pueblito suizo.

Sitio web y foto| H.R.Giger Museum
Blog de cine | Alien, el terror de lo desconocido
En Diario del Viajero | Londres de cine: mapa interactivo de locaciones, Brujas a través del cine

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario