Sigue a Diariodelviajero

En la profundidad de la selva venezolana, más precisamente en las mesetas de Guyana se encuentra uno de los espectáculos naturales más asombrosos e imponentes del mundo: el Salto del Ángel. Esta singular caída está formada por un hilo de agua que se precipita casi un kilómetro desde la cima del Auyantepui (la Montaña del Diablo) hasta el Cañón del Diablo. Según los geógrafos, esta cascada es la más alta de la tierra y una de las que tiene la vista natural más sobrecogedora e hipnotizante del planeta.

El nombre le fue puesto en homenaje a un piloto norteamericano llamado Jimmy Angel, quien allá por los años 30 aterrizó su monoplano justo sobre la cima de la montaña convirtiéndose en el inaugurador de la ruta aérea que setenta años después, sigue siendo la mejor forma para vivenciar la experiencia.

La mejor forma para llegar hasta ella, es a través de avionetas preparadas especialmente para el trayecto y se pueden contratar en la mayoría de las grandes ciudades venezolanas (en Caracas todas las agencias de viajes ofrecen el servicio). Sino, otra opción es alquilar un pequeño avión con un grupo, o si estas cerca de la pendiente, tomar un bote río arriba (esta última te proporcionará poder desplazarte en medio de la caída de agua oyendo el estrepitoso ruido que hace cuando se precipita).

La catarata alcanza su mayor caudal entre los meses de junio a diciembre, durante la estación lluviosa, pero aún durante el verano puedes planear una visita a este sitio, ya que Venezuela al estar ubicada en el caribe, cuenta con temperaturas agradables todo el año.

Si eres aficionado a las grandes maravillas naturales, cuando recorras Venezuela no debieras perder la posibilidad de descubrir esta verdadera gema del macizo de las Guayanas.

Más información | Venezuela Tuya | Go Southamerica

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario