Síguenos

Bici cargada de equipaje

Los cada vez más estrictos límites de equipaje son un constante quebradero de cabeza para cualquier viajero, especialmente en el caso de viajar con compañías de bajo coste, que cobran por cada pieza facturada. Así, son muchos los que optan por llevar sólo equipaje de mano.

Pero en la mayoría de compañías hay límites de peso (normalmente 10 kg) y de tamaño. El límite recomendado son 56×45×25 cm, y muchas maletas se venden ajustadas exactamente a esas proporciones.

Sin embargo existen pequeños trucos y consejos para introducir el máximo posible de equipaje:

Factura en línea

La mayoría de aerolíneas lo permiten. Si sólo llevas equipaje de mano, puedes imprimir tu propia tarjeta de embarque a través de Internet, e ir directo al control de seguridad sin pasar por el mostrador de facturación. A parte de ahorrarte el coste de emisión de la tarjeta (que algunas ‘low-cost’ están empezando a cobrar), no tendrás que pesar la maleta. Así, es posible introducir equipaje con un peso o dimensiones ligeramente superiores a las establecidas sin pagar de más.

Lleva una bolsa extra

Una bolsa resistente de plástico o papel de cualquier tienda nos puede servir para introducir un poco más de equipaje. El secreto es que ‘no parezca equipaje’, ya que al pesar los bultos, normalmente se limitarán a las mochilas y maletas. Llevando en la mano una bolsa adicional con algo de ropa, o zapatos (que pesan y ocupan bastante) podemos conseguir un margen extra, y una vez pasados los controles de seguridad podremos reorganizar todo si es necesario.

¡Cuidado!, la política de ciertas aerolíneas baratas es muy estricta respecto al número de bultos, y este truco puede fallar. En aeropuertos especializados en ‘low-cost’ como Stansted o Frankfurt-Hahn, se controla a conciencia. Además, en el Reino Unido la regla ‘una persona, un bulto’ está establecida por ley, independientemente de la compañía.

Ponte la ropa más pesada

Viajar con botas de montaña no es lo más cómodo, pero si tenemos que llevarlas, llevándolas puestas estamos salvando gran cantidad de peso y espacio en la maleta. Lo mismo vale para los abrigos. Además, los bolsillos de los abrigos se pueden aprovechar para guardar otros objetos como la cámara digital. Ninguna compañía impone restricciones a la ropa u objetos que uno transporta consigo mismo.

Para organizar todo de la mejor forma posible, revisa los consejos para preparar la mochila que dimos el mes pasado. Recuerda que dentro del equipaje de mano, existen algunos objetos ‘problemáticos’ debido a las restricciones de seguridad, hay que tener esto en cuenta si decidimos no facturar equipaje.

Control de seguridad

Los líquidos

Sólo se pueden llevar en frascos de no más de 100 ml, dentro de una bolsa transparente de no más de 1 kg de capacidad. Para componer nuestra ‘bolsa de aseo’, es mejor comprar con antelación botes de estas dimensiones, o bien aprovechar los regalos de cortesía de hoteles o muestras gratuitas, que suelen ser menores de 100 ml. Los geles, cremas, gominas y demás también se consideran líquidos, es importante recordarlo. En el peor de los casos, los productos de higiene se pueden comprar en casi cualquier aeropuerto una vez pasado el control de seguridad (o bien, en el aeropuerto de destino). Para evitar los abusivos precios del agua en muchos aeropuertos, se puede introducir una botella vacía y rellenarla después del control de seguridad en algún lavabo.

Objetos afilados

Tijeras, navajas y similares, ni intentarlo, sencillamente olvídate de ellos. Las cuchillas de afeitar tampoco se permiten, excepto “navajas de afeitar de seguridad o desechables, cuyas cuchillas están encapsuladas”. Así que se puede intentar con un blister de cuchillas nuevas sin abrir (aunque en el peor de los casos siempre se pueden comprar después). Como anécdota, debo comentar que están expresamente prohibidas las ‘estrellas ninja’.

Ordenadores portátiles

Las nuevas restricciones suponen que hay que sacarlo de la bolsa y pasarlo individualmente por el escáner, llévalo a mano para no perder un buen rato en el control. Los maletines especiales son los más adecuados para transportar portátiles, pero en algunas aerolíneas (dependiendo también del aeropuerto) lo consideran ‘una segunda pieza de equipaje’, con el gran inconveniente que esto supone. Existen estupendas mochilas con compartimento para portátiles que son —por experiencia personal— una gran solución para amantes de los viajes baratos incapaces de separarse de la tecnología.

Si tienes alguna duda no dejes de consultar la lista completa de artículos prohibidos por Aena, además de las restricciones propias de cada compañía.

Esperamos que estos pequeños consejos os ayuden a optimizar el equipaje y disfrutar el viaje sin pagar ni un euro más de lo necesario.

Imágenes | Wikimedia (GPL): 1, 2
En Diario del Viajero | Equipajes

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios