Publicidad

Esta gasolinera lleva en su sitio desde hace más de un siglo y es casi un museo al aire libre
Museos

Esta gasolinera lleva en su sitio desde hace más de un siglo y es casi un museo al aire libre

HOY SE HABLA DE

En 1839, Robert Anderson inventó el que sería el primer “coche” eléctrico de la historia. En realidad se trataba de un carruaje equipado con un motor eléctrico, que alcanzaba los 6 km/h.

En aquel tiempo, el vapor, la gasolina y la electricidad competían por la supremacía automotriz. Finalmente, venció la gasolina. Y aún podemos visitar una de las primeras gasolineras del mundo.

Primeras gasolineras

Aunque la primera gasolinera se construyó en 1907 en Seattle, la primera vez que alguien repostó gasolina para su vehículo seguramente fue en la farmacia del Sr. Willy Ockel, ubicada en Wiesloch, Alemania, para comprar unos litros de un conocido producto de limpieza derivado del petróleo que recibía el nombre de Ligroin.

f

Para 1909 ya existía la primera guía de gasolineras, mientras que al estar registradas fue más sencillo unificar y depurar su servicio.

En Estados Unidos, pues, una de las primeras es esta gasolinera que aún podemos visitar, casi como si fuera un museo al aire libre, aunque está abandonada a su suerte.

Esta gasolinera de principios del siglo XX se construyó para servir a la ciudad de Elberta y a quienes se desplazan hacia y desde una mina de oro cercana. La estación Sinclair en la US 6 comenzó a prestar servicio a los primeros automóviles en 1917.

d

Cuando cerró la mina de oro en 1949, la ciudad de Elberta, situada en el desierto occidental de Utah, comenzó a decaer y muchas familias se mudaron. La estación de Sinclair permaneció en funcionamiento hasta 1982.

Los detalles más antiguos conservados por el clima seco del desierto incluyen un techo de metal remendado y carpintería original.

Img 0011 2020 05 25t21 27 02 619

La tienda ha sido mantenida por un miembro de la familia del último propietario y comúnmente luce banderas para el Día de la Independencia.

Una vieja bomba de gasolina se sentó frente al edificio hasta 2014, y una pequeña mesa de picnic detrás de la tienda donde los clientes podían descansar y comer.

Una antigua estación Amoco algo menos pintoresca se encuentra al otro lado de la calle. El área está relativamente vacía de muchos otros lugares de interés, pero la antigua estación realmente vale la pena aunque solo sea para tirarle una fotografía que la inmortalice.

Como ya se ha mencionado, la primera estación de servicio en su sentido estricto fue construida en 1907 por la empresa Standard oil of California (hoy en día llamada ChevronTexaco) en la ciudad de Seattle, en el estado estadounidense de Washington.

Esta compañía fue la que comenzó a poner avisos con logos en las rutas, publicitando sus estaciones de servicio. Y quizá algún día, todas ellas, todas las gasolineras, se quedarán en un evanescente recuerdo. Museos al aire libre.

Fotos | snelsonphotolab / Wikipedia

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios