Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Planificas o improvisas? Cuál es la proporción ideal para el viaje perfecto (si existe)

¿Planificas o improvisas? Cuál es la proporción ideal para el viaje perfecto (si existe)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sonríes de oreja a oreja, un pequeño cosquilleo te recorre el estómago y experimentas una momentánea y pura sensación de felicidad. Acabas de decidir tu próximo viaje y no puedes estar más ilusionado, quieres que el tiempo pase volando y llegue ya el día que acabas de marcar en el calendario. Puede que lo hayas decidido con un amigo, con tu pareja o tú solo, pero no importa, vas a estar pensando en ese viaje desde ya.

Pero que estés pensando en él no tiene por qué significar que ya estés planeando cada minuto del viaje. Al contrario, sabes que unas vacaciones están precisamente para no tener horarios, no necesitar cumplir una agenda, para disfrutar del momento, para permitirte alargar lo que te gusta y cambiar lo que no.

¿A quién le gusta obedecer horarios?

Porque si todo está planeado, podrás hacer muchas cosas, pero las únicas cosas que te pasarán serán las que tienes organizadas. Y las mejores anécdotas nunca están plaificadas. Por eso, en tu viaje lo ideal es que organices lo justo y necesario para garantizar que todo salga bien pero dándole margen a la aventura que llenará de historias dignas de contar la vuelta a casa.

Las cosas que habrá que planear con tiempo dependerá mucho del destino, la duración de la estancia fuera y el estilo de viaje que lleves. Puede que te guste ir de mochilero y sin rumbo, o quizás te alojes en un hotel pero quieras conocer a fondo la isla que visitas, pero no importa, todos los estilos de viaje tienen en común una serie de cosas que nos harán disfrutar más del viaje si están organizadas y otras que no.

Pexels Photo 206353

Algunas cosas que es mejor (o necesario) organizar…

Los vuelos y el alojamiento son el grueso del presupuesto

Por supuesto, ya estás pensando en que lo primero son los vuelos. Efectivamente, para conseguir los billetes de avión al menor precio posible, los estudios concluyen que, dependiendo del destino, el mejor momento para comprarlos es entre 2 y 5 meses de antelación. Esto requiere a veces un gran esfuerzo de planificación a medio plazo, pero puede suponer un ahorro muy importante en el coste total del viaje, pues es, junto al alojamiento, el grueso del presupuesto del viaje.

Para ahorrar el máximo posible lo mejor es usar los comparadores de vuelos y, si tenemos tarjetas de fidelización o de puntos de viajes, usar una app como Yudonpay para tener a mano todas las ofertas y descuentos que podemos conseguir en nuestro viaje: una reducción en el precio del billete, una noche de alojamiento gratis o asegurarnos de sumar km de vuelo con la compañía aérea. Todas las ofertas de puntos las podremos consultar de un vistazo. (Disponible para IOS en Apple Store y Android en Google Play)

Qr Code Viajes

¿Y el alojamiento? Aquí depende de la duración del viaje. Si es una estancia corta en un único sitio, sí puede ser una buena idea reservar el alojamiento con antelación y asegurarnos una habitación en el lugar al que vamos. Pero si es un viaje largo, y en el que tenemos intención de movernos por distintos lugares… ten sólo reservado el alojamiento de los primeros días. Porque nadie sabe a dónde te llevará el viaje, qué te recomendarán, a quién conocerás y cuánto tiempo querrás quedarte en cada sitio. Si sigues una ruta programada, estarás haciendo lo que quiere tu yo del pasado, no tu yo del momento.

Si lo pedimos con poco tiempo, puede que tengamos que pagar tasas por urgencia de visado

Y finalmente, los grandes olvidados en la planificación, necesarios cuando viajamos muy lejos de casa: los visados y las vacunas. Ambos pueden llevar uno o incluso dos meses, y si elegimos un destino que exija visado con poco tiempo, podemos encontrarnos con que tenemos que pagar altas tasas por urgencia o incluso que no nos lo den a tiempo. Y eso puede arruinar el viaje. Tanto como contraer una enfermedad para la que no estás preparado en un país lejos de casa. ¡No olvides vacunarte, por favor!

… y muchas otras que es mejor improvisar

Y ya está, el resto son cosas que decidirá el camino. Todo lo que queda es la parte más bonita y cautivadora de viajar: dejar que el viaje, los lugares y la gente nos muestre qué hacer. Tal y como decía el párrafo anterior, podemos saber con cierta seguridad qué haremos el primer día, pero a medida que vayamos conociendo a nuevas personas y vayamos descubriendo las ciudades, podremos ir optando por todo lo que nos vaya gustando más. O que nos provoque más cosquillas en el estómago.

La auténtica comida local la encontraremos en los mercados callejeros

No tiene sentido reservar los lugares para comer: deja que el olor y el apetito elijan. O mejor aún, prueba aquello que nunca te atreverías a comer en casa. Todo sea por volver a casa con una experiencia nueva. Y esas experiencias que no se encuentran en tranquilos restaurantes, sino en los bulliciosos mercados de la calle: desde el Mercado de Triana, en Sevilla, hasta el Mercado de las Mujeres de Hong Kong, son éstos los auténticos lugares donde se vive el espíritu de la ciudad.

Mercado 1

Y por la noche, ¿vas a salir a los sitios que pone en la guía turística? El mejor ambiente de esa noche no lo sabe un papel, los locales de moda cambian cada día y sólo hay una manera de encontrarlos: siguiendo a la gente de la calle. Es haciendo amigos locales como encontrarás los mejores lugares y las mejores fiestas de cualquier ciudad, y los que te abrirán las puertas que ninguna guía de ocio puede.

Finalmente, las fotos son la última recomendación sobre cosas que es mejor no tener preparadas. Efectivamente, desde casa puedes haber visto las fotos más típicas, en los puntos más conocidos de cualquier lugar, y puedes haber pensado que quieres repetir esa foto. Pero será sólo eso, una copia más de las muchas fotos iguales que se habrán tomado ahí. En cambio, si no vas buscando una foto concreta, te irás fijando en muchos otros detalles en los que nadie había reparado, otros rincones maravillosos que ofrece el viaje y con nuevos puntos de vista. Y sólo entonces conseguirás fotos realmente únicas que harán que el recuerdo de tu viaje sea también único.

Pexels Photo

¿Vale la opinión de otros para que todo salga bien?

Cuando se trata de improvisar, no necesariamente quiere decir que no cuentes con información para tomar las decisiones. Aunque lo pienses en el último momento, hoy día cuentas con las recomendaciones y experiencias de miles de personas sobre toda clase de lugares, locales y alojamientos en apps de reseñas y foros. No sólo la puntuación es un indicativo, los textos que dedica la gente para contar su experiencia pueden ser toda la recomendación que necesitas para decidirte por un camino u otro.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio