Compartir
Publicidad

10 destinos para las vacaciones de invierno de los más urbanitas

10 destinos para las vacaciones de invierno de los más urbanitas
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

“Si te tocara la lotería esta Navidad, ¿qué harías?”, pregunta recurrentemente alguien en una conversación cada mes de diciembre. “¿Yo? Dejarlo todo y dedicarme a recorrer el mundo”, responde otro alguien, también recurrentemente, en una clásica ensoñación empapada de espíritu navideño (y hedonismo).

Pero, ya que las posibilidades de convertirnos en millonarios y tornarnos en unos Willy Fog del siglo XXI parecen más bien escasas, tendremos que conformarnos con hacer alguna escapada en las próximas vacaciones de invierno. Porque el verano está muy bien, sí, pero el encanto del frío —y de la temporada baja— no es nada desdeñable. Museos sin masificar, hoteles de cuatro estrellas convertidos en chollos, paseos vespertinos con un cucurucho de castañas en la mano…

Descubre online tu ciudad preferida y reserva el viaje

Praga Materpass

¿Ya sabes en qué ciudad vas a pasar tus próximos días libres? Para ayudarte a decidir, puedes hacer una primera toma de contacto a través de Internet: viendo imágenes en Google, webs de turismo, vídeos en YouTube... Una vez escogida, tienes la posibilidad de hacer los trámites online en cualquier de las agencias de viajes presentes en la Red y pagar con el nuevo servicio Masterpass de Mastercard.

Se trata de una solución de pago gratuita y accesible desde móvil, tablet u ordenador que solo requiere que metas las claves de tu banco online si eres cliente de Caixabank y escojas la tarjeta con la que quieres pagar. Sin tener que introducir ningún número adicional o rellenar interminables formularios. Podrás disfrutar no solo de unas compras rápidas, sencillas y seguras, sino de descuentos y promociones que Mastercard pone a tu disposición.

Hasta el 22 de enero de 2018, tienes la posibilidad de entrar en el sorteo de un viaje a Praga si reservas tus vuelos y/o alojamientos en Destinia usando Masterpass. Aquí van 10 destinos para ponerte los dientes (viajeros) bien largos.

Copenhague. Más allá de La Sirenita

Nyhavn always looks magical, but this morning's sunrise � just gave it the extra 10% #cphpicks #copenhagen #visitcopenhagen #chasinglight

Una publicación compartida de VisitCopenhagen (@visitcopenhagen) el

En el fondo, eres un clásico que fantasea con pasar el invierno en el asfalto nevado; en la forma, eres un moderno de pro que siempre busca la mejor instantánea para su Instagram. Si te identificas con esta descripción, la capital danesa es tu destino.

Sus rincones underground de inspiración berlinesa se entremezclan con el espíritu hygge que invade centenares de cafeterías de sillas dispares y diseño nórdico. Recordemos que Dinamarca es la cuna de este movimiento que aboga por la tranquilidad y por encontrar la felicidad en las pequeñas cosas.

Si pasas unos días en Copenhague, te sorprenderás con la increíblemente bien organizada circulación de sus bicicletas y querrás vestir como cada hipster con el que te cruces. También pasearás por Chistiania, el reducto hippie que, al salir, te despide con un cartel que reza: “Ahora estás entrando en la Unión Europea”.

Y, por supuesto, te harás la foto con La Sirenita para justo después decir que la imaginabas más grande.

Budapest. Monumentalidad y ruina

Entender el húngaro en apenas unos días será misión imposible, pues es uno de los idiomas más difíciles de aprender. Pero no será una tarea tan compleja enamorarse de esta ciudad: Budapest te encandilará con sus contrastes y es un buen destino para, por ejemplo, recibir el año.

El Parlamento, ese gigantesco edificio que contemplarás al atardecer desde la orilla del Danubio, se volverá aún más impresionante cuando caiga el sol y se ilumine. Y tu corazón se partirá, como está partida la ciudad en dos (es la unión de Buda y Pest) al entrar a bares ruina como Szimpla Kert, una genialidad de lo kitsch y el desorden ordenado.

¿Con qué versión de la ciudad te quedas: la armónica de los baños termales, digna de una película de Wes Anderson, o la grunge de los ruin pubs, más cerca de 'Trainspotting'?

Colonia. Canción de hierro y fuego

Zu Hause ist es am schönsten! ❤️ #heinzelmännchenmarkt #köln #bestestadtderwelt #heimatderheinzel

Una publicación compartida de Sofia (@sofia_hgnl) el

¿Algún fan de la Navidad en la sala? Si eres del club ‘Amantes de los villancicos’, no te lo pienses dos veces y cómprate un billete a Colonia. La cuarta ciudad más grande de Alemania te recibirá con varios mercados navideños —el de Rudolfplatz está especialmente pensado para niños— y vino caliente en cada uno de ellos.

Para rematar el encanto, la catedral de la ciudad (según cuenta la leyenda) es el lugar donde se encuentran enterrados Melchor, Gaspar y Baltasar.

Lisboa. La vecina hospitalaria

Did you know that Lisboa is among the best places to see urban art? #VisitLisboa Photo by Bruno Cunha

Una publicación compartida de Visit Lisboa (@visit_lisboa) el

Dejemos el norte y quedémonos en la Península. Si cuentas solo con unos días para airearte, Lisboa es una ciudad ideal. Podrás ir caminando a todas partes —aunque seguro que coges uno de sus clásicos tranvías para subir más de una cuesta— y sucumbirás al encanto decadente de cada rincón.

A veces infravalorada, es una ciudad que conquista al estómago con sus pastéis de Belém y sus más que generosas raciones allá donde te sientes a comer. Te sorprenderá que aún se pueda fumar en la mayoría de los bares y que haya preciosos neones de hace décadas decorando cientos de escaparates. Pero, sobre todo, desearás haber pasado tu Erasmus allí.

San Francisco. Puentes al American way of life

Los afortunados que disfruten de más de una semana de vacaciones pueden volar hasta San Francisco. Sí, has visto mil veces el Golden Gate en películas y fotos, pero el corazón te dará un vuelco cuando lo veas con tus propios ojos.

Pasea por la zona bohemia de Haight-Ashbury, cuna del movimiento beatnik. Empápate del espíritu de Castro, donde las reivindicaciones por los derechos de los homosexuales se hicieron fuertes. Vuelve a soñar con que te toque la lotería para vivir en una de las casas de Painted Ladies. Coge un coche para visitar el parque nacional de Yosemite.

Y cree (y canta) que todo es posible en América.

El tridente yanqui

Streets of Philadelphia #visitphilly

Una publicación compartida de Ines Garp (@inesgarp) el

A los fans del estilo de vida americano se les emocionará el alma con esta propuesta: Nueva York, Washington y Filadelfia. ¿Qué tal un road trip entre estas ciudades?

Sobran las recomendaciones: cada lugar es tan inmenso como rico. Pero Coney Island, las calles de Filadelfia y la espectacular silueta de la Casa Blanca nunca defraudan.

Toulouse. La bohème está a un tren

��� #toulouse #japanesezengarden #autumn #nature #beauty #colours

Una publicación compartida de Bridget Wallace � (@busy_bee03) el

¿Pocos días, ganas de viajar en tren y deseo de abandonar el territorio nacional? Tenemos tu mejor medicina: Toulouse. Al sur de Francia y conectada con España por ferrocarril se encuentra esta pequeña pero acogedora urbe.

Recorrer su jardín japonés y preparar un picnic con queso comprado en algún mercado cercano, pasear en bicicleta por los canales de la ciudad y tomar un vino en una de sus terrazas al sol son algunos de los planes que podrás hacer. ¿Todo muy bucólico? Sí: es Francia.

Nápoles. El delicioso tópico del sur

What Naples is ❤️

Una publicación compartida de Martina Russo (@martinarusso) el

Italia siempre es una opción ganadora. Como la pizza cuatro quesos o los raviolis de carne. Y el sur de Italia, conectado con frecuencia casi diaria con España gracias a compañías de bajo coste, emerge como candidato perfecto en las huidas invernales.

Radicalmente mediterránea, Nápoles es arte, ropa tendida en calles estrechas, tráfico incomprensible, mar y devoción por Maradona. ¿Cómo no caer rendido ante esta mezcla que, además, viene con la pizza margarita como aperitivo?

Zaragoza. Cierzo y genio

El interior español, ese gran desconocido. Porque a veces, entre los encantos de la costa y la capital, nos olvidamos de que el interior también existe. Y de que no hace falta cruzar fronteras para pasar unos días diferentes y de descanso.

A medio camino entre Madrid y Barcelona, la ciudad aragonesa te recibirá, casi con seguridad, con cierzo, ese viento helador que curte a los zaragozanos.

Pero no es nada que una buena bufanda no pueda solucionar. Con ella al cuello, pasea por la plaza del Pilar, sube a una de las torres para tener la panorámica del lugar, cruza el puente de Piedra y siente el legado de Goya en los murales gigantescos de arte urbano que decoran las paredes de la ciudad.

Sevilla. Jugar en casa es ganar

Day 3, Seville afternoon—Mindblown � I wasn’t expecting this plaza to be so grandeur with a moat all around. Incredible details in every nook and cranny. Plaza de España was built in 1928 for the 1929 Ibero-American Exposition world fair which was held to improve relations between Spain and countries where they have historical and/or political ties. Currently, the plaza houses several government agencies. Also, Star Wars: Episode II—Attack of the Clones was filmed here. � _ Architect: Aníbal González - #plazadeespaña #spainsquare #sevillespain #parquedemarialuisa #moorishrevival #artdeco #neomudejar #seville #anibalgonzalez #andalusia #spanisharchitecture #visitspain #architecturephoto #travelphoto #moorish #architecturaldetail #worldfair #architectura #architex #architectures #curbed #architecture_hunter #architecturelover #visitsevilla #starwarsfilminglocation

Una publicación compartida de Sue Hwang (@ssuehwang) el

Conectada por tren de alta velocidad con distintos puntos del país, se postula como firme aspirante a reina de las escapadas. Y todo gracias a las agradables temperaturas del sur, una apuesta firme y contundente por la cocina de calidad (mezclando magistralmente vanguardia y tradición) y un ambiente que invita a salir a disfrutar las bondades de esta ciudad de lunes a domingo.

La luz del puente de Triana al atardecer solo se puede rematar con un vino manzanilla y una tapa de pringá. Si aún no has visto la Giralda erguirse en el skyline sevillano con tus propios ojos, ya estás tardando.

Imágenes | Unsplash - Lee Key

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio