Los 10 impuestos más extraños del mundo: por obesidad, por eructos de vaca, por sexo, por tatuajes, por adivinar el futuro...

Sigue a Diariodelviajero

640px-pieter_brueghel_the_younger_paying_the_tax_the_tax_collector_oil_on_panel_1620-1640_usc_fisher_museum_of_art.jpg

En esta época de sablearnos con toda clase de impuesto, quizá os interese con qué impuestos os van a gravar si visitáis otro país o ciudad. En cualquier caso, los impuestos también nos dicen mucho sobre la cultura de determinada nación, e incluso subyacen en muchas de las características y costumbres del lugar (fue un impuesto introducido en Reino Unido por el rey Guillermo III en 1696 el que provocó que, incluso hoy, muchas zonas de Escocia e Inglaterra tenga ventanas tapiadas en muchas casas).

1. Obesidad

Como os explicaba en Lugares a los que no deberías ir si quieres conservar una buena salud (II): obesidad, hay sitios donde la obesidad y el sobrepeso son problemas nacionales que deben erradicarse. El ejemplo perfecto es una remota isla del Pacífico, Nauru, que más del 90% de su habitantes tiene sobrepeso u obesidad, siendo el país con mayor proporción de obesos del mundo.

En Nauru todavía no se han establecido impuestos por tener michelines, pero sí en otros lugares como Dinamarca, también con un alto índice de obesos, donde decidieron establecer un impuesto de 16 coronas (2,14 euros) a la mantequilla y el aceite, por tener grasas saturadas.

Como veis, el impuesto no grava directamente a la obesidad. Pero quizá no tardaremos en verlo. En Finlandia casi lo imponen: y argumento del gobierno finés fue que el objetivo de dicho impuesto era el de premiar a las personas que mantenian un buen estado físico.

Desde 2009, en Chicago también se ha establecido un impuesto por golosinas. La definición de golosina es: cualquier producto alimentario que no contiene harina y no requiere refrigeración.

2. Eructos de vaca

Las vacas son grandes contaminantes: para producir un cuarto de litro de leche, una vaca eructa siete litros y medio de metano, que pesan unos cinco gramos, el equivalente a cien gramos de dióxido de carbono. Según unn informe de la FAO, el ganado emite un porcentaje muy superior de gases nocivos del que emiten los coches.

Por ello, en países como Irlanda y Dinamarca las autoridades discutieron la posibilidad de establecer impuestos a los eructos emitidos por el ganado vacuno.

3. Tatuajes

En Arkanzas, Estados Unidos, el gobierno estableció un impuesto del 6% de las ganancias totales a locales donde se lleven a cabo tatuajes o se instalen piercings. El impuesto se estableció en 2002.

4. Drogas

En Tennessee, desdel 2005 al 2009, se permitió consumir marihuana, cocaína y anfetaminas, siempre y cuando las personas se sometieran a un impuesto sobre drogas. Se seguía esta tabla (el pago era anónimo y en ventanilla):

3,5 dólares por gramo de marihuana, 50 dólares por gramo de cocaína, 200 dólares por gramo de crack o metadona.

5. Inodoros

Desde el 2005, los habitantes de Maryland, Estados Unidos, deben pagar aproximadamente 30 dólares al año por tener un inodoro en propiedad. Es decir, que si vais a hacer de vientre al campo, os saldrá gratis.

6. Perros

En determinados lugares, la gente tiene tantos perros que ello puede ocasionar una perturbación del espacio público (bueno, y en otros lugares más cercanos de los creemos, como Suiza, comen carne de perro, tal y como os expliqué en Cuatro lugares donde nunca dirías que se come carne de perro), así que algunos han encontrado lógico establecer un impuesto por la tenencia de perros.

Al menos es lo que considera hacer en el año 2013 la localidad catalana de Sant Feliu de Llobregat (España), que cobrará entre 15 y 35 euros a las personas que tengan un perro.

En Durham, Carolina del Norte, los propietarios de animales domésticos han de registrarlos, pagando a partir del cuarto mes una tasa de 10 dólares si el animal está castrado o esterilizado. 75 dólares en caso de que no lo esté.

7. Adivinos y brujas

Las autoridades de Bucarest, Rumanía, aprobaron en 2011 un impuesto por el que obligaban a los adivinos y las brujas a pagar un 16% de sus ingresos, además de tener que hacer aportaciones al servicio de salud y jubilación. La medida suscitó tantas quejas que tuvo que ser suprimido. Y es que adivinar parece ser una profesión muy bien valorada en la ciudad.

8. Cartas

Imaginaos un impuesto por las cartas. No me refiero al envío de cartas o postales (aunque en ocasiones den un poco de rabia, como os explicaba en ¿Cómo nació la costumbre de enviar o comprar postales mientras viajamos?). Aquí el impuesto es por las barajas de cartas, que es como decir por el vicio del juego (aunque luego las barajas las uses para hacer trucos de magia o para jugar con garbanzos en vez de monedas).

Hablamos de nuevo de Maryland, en Estados Unidos, donde hay que pagar el 10% por la compra de barajas de 54 cartas (póker) o menos. Además, el vendedor debe poseer una licencia de 3 dólares al año más 1 dólar al estado de Alabama en concepto de honorarios.

9. Sexo

En Utah, Estados Unidos, los negocios relacionados con el sexo explícito o aquéllos en los que participen personas desnudas o parcialmente sin ropa, han de tributar un 10% de los ingresos de la actividad.

10. Fruta fresca (en máquina)

En California, si compras fruta fresca en una máquina pagas un 33 % de su coste en impuestos.

En Maine existe un canon especial que grava los arándanos.

Vía | top10curiosidades
Foto | Wikipedia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios