Compartir
Publicidad
Publicidad
Frying Pan Tower: dormir en una plataforma sobre el océano (y de paso, restaurarla)
América

Frying Pan Tower: dormir en una plataforma sobre el océano (y de paso, restaurarla)

Publicidad
Publicidad

A 55 kilómetros de la costa de Carolina del Norte está el hotel más extraño que he visto en los últimos tiempos. Un hotel sobre el océano, al que solo es posible acceder en barco o helicóptero, una plataforma oxidada conocida como Frying Pan Tower, donde puedes dormir y de paso dedicarte a su restauración.

Porque la estructura que sirvió de faro para los navegantes que pasan por estas aguas de poca profundidad, donde los bancos de arena en ocasiones juegan malas pasadas, está en desuso desde hace décadas, carcomida por las inclemencias del tiempo, las frecuentes tormentas y el salitre.

Hasta 1979 la plataforma estuvo ocupada por guardacostas que controlaban el funcionamiento del faro, pero después se automatizó y las sobrias habitaciones, que apenas han cambiado para alojar a los aventureros de hoy, quedaron desocupadas. Varios huracanes dañaron el faro y en la segunda mitad de los 90, dejó de funcionar.

Pero alguien pensó que podría rescatar aquello que iba a pasar a ser basura o un arrecife artificial y en 2010, después de otros intentos de vender la plataforma, en una subasta Richard Neal fue el único que apostó por quedarse con esta peculiar torre.

Él, un ingeniero informático sin ninguna relación previa con el mar, pagó 65.000 euros con el objetivo de restaurar la deteriorada estructura y convertirla en un ‘bed and breakfast’ para los amantes de la aventura.

Hotel Frying Pan

Como vemos ne las imágenes, la estructura está deteriorada aunque no haya peligro de desplome o vuelco. No obstante, sí hay un peligro claro y es la caída mar que ofrecen sus cuatro costados: no apto para aquellos que tengan vértigo (ni para niños, ni mascotas, que no pueden alojarse aquí).

Las habitaciones y el comedor son sencillos, pero a pesar de la sobriedad hay ciertas comodidades acorde con los tiempos que corren: me refiero a la conexión wi-fi, claro está. Porque imaginad estar alojados en esta plataforma sobre el océano pasando unas vacaciones diferentes y no poder contarlo... ¿O estaría bien para poder desconectar?

Lo que seguro que nos quitaba las preocupaciones de la cabeza es la labor de restauración que el propietario propone a sus huéspedes. No sé si habrá mucha gente dispuesta a pagar unos 500 euros al cambio para pasar un fin de semana aquí y dedicarse a lijar óxido o pintar... pero el caso es que es una propuesta que aparece en la web de Frying Pan.

Si lo que deseas es solo ir a ayudar, aquí hay una lista de los trabajos que pueden hacer los voluntarios de forma altruista y gratuita, trabajos que están pendientes o en proceso en la plataforma. Eso sí, se necesita un medio de traslado propio hasta allí o de otro modo sí que hay que abonar el transporte.

Más atractiva que colocar placas solares o rascar los suelos me parece la idea de contemplar los espectaculares amaneceres y atardeceres, lanzar pelotas biodegradables al océano (no sé por qué, me imagino haciéndolo gritando como catarsis), contar estrellas por la noche sin contaminación lumínica o pescar junto a la plataforma, que parece acoger a muchas langostas y otras deliciosas especies marinas que después de pueden degustar.

El hotel Frying Pan cuenta con ocho habitaciones dobles que dan al mar (y sus respectivas camas que utilizaban los guardacostas de Estados Unidos) y para los más aventureros seis hamacas en la pista de aterrizaje de los helicópteros, osea, al aire libre.

La estancia por persona de tres días y dos noches (fines de semana) cuesta 530 euros al cambio, comidas incluidas (que cocinan y se encargan de limpiar y recoger los propios huéspedes a no ser que quieran tener su propio chef encargado, con suplemento), a lo que hay que sumar el traslado hasta la plataforma.

Pasar un fin de semana en esta plataforma sobre el océano es una experiencia única, que puede atraer a buceadores, pescadores, solitarios, amantes, aventureros... y hasta a aquellos manitas a los que les apetezca echar una mano para que el inusual hotel recupere su encanto (al menos todo el encanto que este faro metálico podía tener en sus mejores tiempos).

Sitio Oficial y Fotos | Frying Pan Tower
Vía | Ideal
En Diario del viajero | Vacaciones de lujo en una plataforma petrolífera, El faro de Trafalgar será convertido en un hotel, De plataforma petrolera a hotel

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad