Sigue a

madrid

Cuando en 1785 don James Fitz-James, hijo ilegítimo de Jacobo II de Inglaterra, I duque de Berwick y Duque de Liria y Jérica, entró por primera vez en su mansión madrileña, no podría haber imaginado la larga serie de acontecimientos que se vivirían en su casa: el Palacio de Liria. Construido para ser la más fastuosa de Madrid y competir sólo con el Palacio Real, el Palacio de Liria puede ser visitado por el público general una vez por semana.

Fue construido siguiendo la moda arquitectónica de finales del siglo XVIII en París, cuando la influencia de los palacios italianos se dejaba ver en la capital francesa. El Palacio fue bombardeado durante la Guerra Civil Española: el 17 de noviembre de 1936 el palacio resultó destruido casi por completo. La actual Duquesa de Alba llevó adelante el proyecto para su reconstrucción completa que duró desde 1948 y hasta 1956. Las obras siguieron los planos del siglo XVIII y el palacio volvió a recuperar su fisonomía original.

El recorrido por el Palacio de Liria comienza por el recibidor, sigue por el comedor principal donde se han sentado grandes personalidades del poder y la aristocracia mundial sin olvidar a famosos intelectuales como Unamuno u Ortega y Gasset. El paso por el comedor se permite siempre que la Duquesa no decida comer en casa con algún invitado justo ese único día que tenemos pos ciudadanos para asomarnos a su mundo.

La visita también pasa por el salón de baile decorado a la francesa comme il faut, también por la habitación donde murió Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III. Capítulo aparte merece la impresionante biblioteca. Cuenta con más de 30.000 libros y un trabajo de maderas nobles que debió ser reconstruido por completo después del incendio posterior al bombardeo, en el que se perdieron o dañaron muchos ejemplares mas. Entre las obras únicas se encuentran los cuadernos de viaje de Cristóbal Colón.

A lo largo de la visita se pueden apreciar obras de Zurbarán, el Greco, Goya, Rubens o Velázquez, y que dan forma a la colección privada más valiosa de España.

Para visitar el Palacio de Liria, ubicado en la calle Princesa en pleno corazón madrileño, hay que solicitar plaza por mail (visitas@fundacioncasadealba.com) enviando todos los datos personales (nombre, DNI, teléfono y correo electrónico). Con suerte te confirmarán tu plaza para uno de los 3 grupos que pueden entrar cada viernes, cada uno de ellos no mayor de 15 personas. El palacio no recibe visitas de junio a octubre y de diciembre a mediados de enero.

Consultas y reserva | Web de la Fundación Casa de Alba
Foto | ForoExerbar
En Diario del Viajero | Palacio de Linares: el misterio abierto al público

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios