Sigue a Diariodelviajero

La Sierra Norte de Sevilla es el escenario donde se esparcen varios pintorescos pueblos andaluces. Uno de ellos, Constantina, tiene una larga historia que se remonta a los iberos y guarda muestras del paso y residencia de romanos y árabes. Pero uno de sus principales atractivos nace de sus “aguas fuertes“, el anís.

Una larga tradición de elaboración de esta bebida que se puede seguir por la colección del Museo del Anís en la destilería La Violetera, un establecimiento que sigue produciendo con métodos artesanales. Dicen, que lo mejor de su producción es la crema de guindas. Habrá que probarla.

En las calles de Constantina, siguiendo la trama habitual de estos pueblos con cierto pasado noble, pueden verse algunos edificios de la época cristiana (a partir del 1247 cuando los moros la rinden al rey Fernando III). Si bien la herencia árabe puede verse en algunos aspectos de su arquitectura.

El aire señorial y burgués puede verse en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación (s.XIV) , Iglesia de Nuestro Padre Jesús (s. XVIII ) o el Convento de Santa Clara. Y edificios residenciales que rodean a las plazas de Padre Félix, de Blas Infante, del Llano del Sol y de España, “ así como en el trayecto de las calles Mesones, Carnicerías, del Santo Cristo y del Peso”.

El Museo del Anís realiza visitas guiadas y catas comentadas que deben reservarse a través de su web (ver enlace al pie).

En Diario del Viajero | Vino, jamón y aceite: los mejores ingredientes para atraer turismo
Mas info | Museo de Destilerías La Violetera
Video | Youtube

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario