Compartir
Publicidad

Cómo pagar con el móvil con CaixaBank en tus viajes

Cómo pagar con el móvil con CaixaBank en tus viajes
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando nos vamos de viaje el control de los gastos siempre supone un reto. Normalmente llevamos encima una cantidad de efectivo para hacer frente a los gastos menores y pagamos con tarjeta los más cuantiosos. Ahora tenemos la oportunidad de tener una tercera vía así que vamos a explicar cómo pagar con el móvil con Caixabank en tus viajes.

Pagar con el móvil es posible gracias a las nuevas tecnologías implantadas tanto en los smartphones como en los TPV de pago de la mayoría de los comercios a través del NFC, el protocolo de comunicación que permite la transmisión de datos segura sólo acercando el teléfono al datáfono del comercio donde queremos pagar.

Es lo que se llama el pago contactless o sin contacto, que también se realiza con las tarjetas de crédito que tienen esta tecnología. De esta forma se evita tener que introducir la tarjeta en el TPV para que lea en chip y proceda a transmitir los datos para autorizar la operación. El pago contactless transmite estos mismos datos de forma segura sólo acercando la tarjeta o el smartphone con los que queremos pagar. Se estima que la tecnología NFC está disponible en más de 600.000 establecimientos y es una tendencia al alza a nivel mundial.

Qué necesitamos para pagar con el móvil con CaixaBank

Para pagar con el móvil necesitamos que nuestro terminal disponga por lo tanto de NFC, una funcionalidad habitual en los smartphones de hoy en día. Se puede comprobar y activar en el apartado de configuración de las comunicaciones del teléfono.

Después tenemos que tener la app de CaixaBank Pay, disponible para smartphones con Android 4.4 o superior, lo que abarca a la mayoría de los terminales que disponen de NFC entre sus características. Una vez que hemos descargado e instalado la app en nuestro terminal el siguiente paso es identificarnos con nuestras credenciales de Línea Abierta (banca online de CaixaBank), con nuestro usuario y contraseña, que nos permitirán elegir las tarjetas que deseamos descargar en el smartphone para pagar con ellas en cualquiera de nuestros viajes.

Caixabank Pay Smartphone

La app está basada en la tecnología HCE (Host Card Emulation), que hace posible descargar tarjetas financieras en el móvil de manera segura. Una vez seleccionadas las tarjetas el siguiente paso es elegir un número secreto (PIN), que no tiene porqué coincidir con el de nuestra tarjeta física. Después nos pedirá el código CSV de la tarjeta, para verificar que estamos en posesión de la misma como una medida de seguridad adicional. Por último, nos enviará un SMS a nuestro número de teléfono con un código para dar de alta la tarjeta.

Una vez finalizado el proceso la descarga se inicia automáticamente y la tarjeta pasa a estar disponible para operar en apenas unos segundos. Posteriormente si lo deseamos podemos añadir más tarjetas desde CaixaBank Pay. Todo este proceso no durará más de un par de minutos, y tendremos las tarjetas operativas para realizar pagos desde nuestro smartphone al instante.

Además tenemos una guía de ayuda en la app que nos indicará paso por paso todo lo necesario para poner en marcha el servicio. Incluso tenemos una opción demo que nos permitirá ver la funcionalidad de la aplicación. El proceso es muy sencillo y al alcance de cualquier usuario de estos teléfonos móviles inteligentes.

Si por ejemplo estas Navidades aprovechamos para pasar el fin de año en Canarias y nos vamos al Chiringuito a pedir algo, no será raro que vayamos con algo de efectivo, y el teléfono. Si una vez que estamos allí nos apetece algo más, pagar con el smartphone será la forma más sencilla de no tener que ir a buscar de nuevo la cartera.

Ventajas de pagar con el móvil con CaixaBank

Caxia Bank Pay App

Ahora podemos empezar a disfrutar de las ventajas de pagar con el móvil con CaixaBank Pay. La primera de ellas es la comodidad. Siempre vamos con el teléfono a mano, se ha convertido en algo básico para nosotros y siempre sabemos donde está. No ocurrirá muchas veces lo mismo con monederos o carteras que a veces es complicado localizar en el fondo de un bolso, o de la mochila que llevamos en nuestro viaje.

No es raro hacer tiempo en la cola de una caja mientras esperamos turno mirando algo en nuestro smartphone. Lo único que tenemos que hacer para pagar es tener la pantalla encendida, acercar el teléfono al TPV y, en cuestión de segundos, ya tenemos la confirmación del pago, que nos llegará también a nuestro teléfono. Si viajamos fuera de España muchas veces el smartphone se convierte en el mejor intérprete si tenemos que hablar en otro idioma, por lo que siempre lo tendremos a mano.

El proceso de pago es mucho más rápido que si tenemos que insertar la tarjeta, esperar a que lea el chip y después transmita la información. Una vez confirmada la operación recibimos una notificación, con toda la información de la misma en nuestro smartphone.

Además si la compra es inferior a 20 euros, ni siquiera necesitarás poner el PIN. Esto hace que sea una forma muy ágil de pagar las pequeñas compras para las que habitualmente se utiliza el efectivo. Tardamos menos en hacerlo con el móvil que en buscar las monedas necesarias en nuestro bolsillo.

Caixabank Pay App

Pero a la vez tenemos la ventaja de tener un mayor control del gasto realizado. Tenemos almacenados en la app todos los pagos que hemos realizado con el smartphone, su importe, en qué localidad los hicimos o la fecha y la hora. Esto cuando estamos de viaje es importante, sobre todo si no estamos siempre en una misma localidad. Además no tenemos necesidad de tener que estar guardando resguardos de pago para saber cuánto hemos gastado.

Por otro lado con CaixaBank Pay siempre tenemos acceso a los saldos disponibles de nuestra cuenta y tarjeta. Podemos saber cuánto dinero tenemos disponible o qué cantidad hemos cargado en la tarjeta de crédito. Esto nos permite gestionar de forma más ágil el presupuesto de nuestro viaje, sin tener el descontrol de ir buscando cajeros para sacar efectivo para los pequeños pagos, que luego nunca sabemos dónde nos lo gastamos.

Una última ventaja es la posibilidad de sacar dinero de un cajero a través del smartphone. Para ello el cajero necesita ser compatible con la tecnología NFC, por lo que basta acercar el teléfono al cajero para realizar la operación. Esto también agiliza y hace más cómodo cualquier operación que vayamos a realizar delante de un cajero automático.

CaixaBank Pay cuenta con las mismas garantías que tienen las tarjetas de la entidad o, lo que es lo mismo, una transmisión cifrada de los datos o un servicio de notificaciones de las operaciones. Además, con Caixa Protect no tenemos que hacernos cargo de ningún pago seguro para el que no se haya dado el consentimiento, ya que la entidad asume la responsabilidad de la transacción.

Descarga Caixabank Pay | Google Play

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos