Compartir
Publicidad

Old Spanish Trail. USA de costa a costa. El manuscrito perdido de Pedro Pizarro

Old Spanish Trail. USA de costa a costa. El manuscrito perdido de Pedro Pizarro
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La iconografía motorizada estadounidense ha construido la leyenda de la Ruta 66, carretera abierta en 1926 que conectaba Chicago con Santa Mónica a lo largo de 3940 kilómetros. La vía sirvió para llevar inmigrantes al oeste durante la Gran Depresión y se hizo famosa gracias a un blues de finales de los cuarenta y a una serie de televisión en los sesenta. Había nacido el mito de la recta interminable. Aunque la ruta desapareció en 1985, miles de turistas se lanzan cada año buscando el sabor de road movie norteamericana.

Existe, sin embargo, otra ruta histórica menos conocida pero quizá más interesante, sobre todo para los muchos españoles que viajan cada a Estados Unidos. La Old Spanish Trail. Va desde St Agustin, en Florida, hasta San Diego en California. Atraviesa ocho estados y recorre 4.000 kilómetros. A diferencia de la R66, la OST supone un auténtico costa a costa, del Atlántico al Pacífico, y sobre todo se asienta sobre el profundo pasado español en Norteamérica.

De San Diego viajo a Los Ángeles por una red asfixiante de autopistas atestadas de vehículos. La única ventaja es que en California está permitido, o al menos no está prohibido, el splitting the lane. O dicho en Cristiano: circular entre coches, algo totalmente prohibído en el resto del país. Allí visito la Biblioteca Huntington donde se guarda la única copia original del manuscrito de Pedro Pizarro sobre la Conquista del Perú escrito en 1571 que despareció de la Biblioteca Nacional en los años veinte del siglo pasado.

El libro del primo del conquistador Francisco Pizarro, a quien acompañó en la Conquista del Perú, se adquirió en 1925 por la Biblioteca Huntington de San Marino, un próspero barrio de Los Ángeles, después de que un marchante lo comprara en una subasta celebrada en Londres. El origen del expolio se desconoce aunque fuentes de la propia biblioteca apuntan a que pudo ser el propio gobierno de Primo de Rivera quien lo vendiera clandestinamente para obtener fondos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio