Hablamos con una española que vivió el huracán Sandy en Manhattan

Sigue a

huracán sandy

A finales del mes de octubre el huracán Sandy tocó tierra en Estados Unidos. Quizás no haya sido de los más catastróficos de los últimos años pero sí uno de los más mediáticos debido a que pasó por el mismísimo Manhattan de Nueva York, poniendo en jaque a la ciudad más famosa del mundo. Los rascacielos de la Gran Manzana se vieron azotados por vientos de más de 140km/h, y las inundaciones y cortes de electricidad fueron sufridas por toda la ciudad.

Allí se encontraba Andrea de Alfonso, una periodista madrileña afincada en Nueva York, con quien hemos hablado para que nos cuente cómo vivió en primera persona la visita del huracán, cómo afectó a la ciudad y qué consecuencias ha tenido.

¿Cómo te enteraste de que el huracán Sandy iba a pasar por Nueva York y cuándo te diste cuenta de la verdadera gravedad que tenía? ¿En qué momento hubo una verdadera alerta?

Me enteré por las noticias, nos bombardearon por todos lados. Sobre la gravedad, hablaban de lo que hizo el huracán Irene y que este era aún peor; pero lo que de verdad me ‘asustó’ fue cuando anunciaron que cerraban el metro y el autobús, desalojando zonas de Manhattan y por supuesto Staten Island desalojado. Y el domingo por la tarde, después de que todo estaba cerrado, anunciaron que los que se habían negado a desalojar sus casas no recibirían ayuda hasta el día siguiente puesto que era su responsabilidad no haber abandonado su vivienda y no se podían arriesgar vidas de los equipos de rescate por ellos.

¿Cómo era el estado de ánimo general?

Normal, de hecho el mismo domingo por la tarde, había gente por las calles y comprando en Macy’s (como el corte inglés en España). Me fui a casa como las 6 de la tarde, pero antes me pasé por el supermercado para comprar algo más de comida, pero las filas eran kilométricas y decidí no perder el tiempo. Ya había comprado agua y algo de comida el día anterior, así que no tendría problema. Además, los supermercados estaban arrasados, la gente compraba como si fuera el fin del mundo.

supermercados Los supermercados agotaban existencias las horas previas al huracán

Al final quedasteis encerrados en Manhattan. Háblanos de la situación y cómo vivisteis la incomunicación.

Se cerraron todos los puentes y túneles de acceso a la isla. Por supuesto, todos los ferrys estaban cancelados. No me sentí atrapada en ningún momento, puesto que Manhattan es enorme, pero era sentimiento un poco raro. Creo que es por culpa de las películas de catástrofes, que siempre se ponen en lo peor.

¿Tuvisteis que abandonar vuestra casa para ir a zonas más seguras?

No tuvimos que abandonar nuestra casa por las inundaciones, aunque estábamos en zona B. La ciudad se dividió en 4 zonas: zona A (evacuación obligatoria previa), zona B (riesgo de evacuación por inundación), zona C (bajo riesgo de evacuación); y el resto de la ciudad era zona segura. Al final tuvimos que abandonar nuestra casa el miércoles, porque perdimos electricidad el lunes por la noche. Aguantamos dos días sin electricidad, porque no teníamos forma de cargar nuestros móviles, portátiles, etc; tampoco podíamos cocinar ni tomar una ducha caliente, tuvimos que vaciar la nevera y el congelador… Fuimos a casa de unos amigos a cargar los móviles y ordenadores y a tomar una ducha caliente. Pero la situación era muy rara, dijeron que la luz iba a tardar 2 semanas en volver, así que reservamos un hotel para 3 noches.

Otro problema, los hoteles estaban llenos porque mucha gente hizo lo mismo que nosotros, y además la maratón de NY era ese mismo sábado; así que tuvimos que cambiar de hotel cada día, un coñazo.

apagón huracán sandy La noche del huracán Sandy hubo un apagón desde la calle 39 a Downtown

¿Era posible salir y entrar de la ciudad?

Los primeros dos días no, los puentes y túneles que unían Manhattan con el resto de NY estaban cerrados, así que era imposible salir de la isla.

¿Cómo era la situación de los transportes? ¿funcionaban con normalidad?

Después de que se abrieran de nuevo, gran parte del metro no funcionaba porque se había inundado. Era curioso ver en la página de MTA el mapa con las líneas de metro que funcionaba, parecía que Manhattan era todo desierto desde la calle 42 hacia el sur.

¿Cómo crees que ha afectado esto a los turistas y hoteles?

La verdad que no mucho, los hoteles estaban llenos, bien por la época que es, también por el maratón (era el siguiente fin de semana, después del huracán) y porque mucha gente abandonó sus casas por el apagón (como yo).

¿Cómo vivisteis los momentos de mayor peligro del huracán? ¿pasasteis miedo?

La verdad es que no, yo quería salir a la calle, a hacer fotos, pero mi compañero de piso no me dejaba. Al final le convencí para salir el martes por la mañana a hacer fotos.

La Grand Central Terminal de Nueva York, vacía La Grand Central Terminal de Nueva York, vacía

¿Cómo ha sido la vuelta a la vida normal?

El sábado después del huracán volvió la luz a mi casa (fuimos de los últimos en Manhattan), así que pudimos volver a la normalidad.

¿Qué desperfectos y daños ha dejado Sandy? ¿Crees que tardará mucho en repararse la situación?

Durante más de un mes había aún gente sin luz en Long Island y Staten Island, mucha gente no ha podido volver a sus casas porque están destrozadas o en peligro de derrumbe. Sobre el coste, están diciendo que Sandy ha costado a NY muchos millones de dólares.

Fotos | Andrea de Alfonso
En Diario del Viajero | Nueva York

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario