Publicidad

A la venta: un búnker de la guerra fría y un silo de misiles en Dakota del Norte
Alojamientos y hoteles

A la venta: un búnker de la guerra fría y un silo de misiles en Dakota del Norte

HOY SE HABLA DE

A media hora al sur de la frontera con Canadá, en Fairdale, Dakota del Norte, una enorme estructura de hormigón se eleva desde los campos que la rodean.

Los edificios de color beige son tan prominentes en un paisaje por lo demás pastoral que podrían confundirse con un Stonehenge del siglo XX. Es un sitio de misiles de la Guerra Fría y está a la venta.

Lo último en distanciamiento social

En la década de 1970, las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética eran tan frías como cabría esperar en medio de una Guerra Fría.

l Imagen de 1971 para extender el programa Salvaguarda a distintos puntos para cubrir gran parte de Estados Unidos. Sólo llego a funcionar el complejo de Gran Forks (Dakota del Norte).

Ambas naciones seguían enfrascadas en una carrera armamentista, ampliando sus arsenales por si el enemigo tomaba la delantera. En estados del norte como Montana y las Dakotas, las reliquias del conflicto son sorprendentemente comunes.

La parcela a la venta, un antiguo emplazamiento de misiles de 50 acres y un búnker de mando, está rodeada por vallas dobles y se encuentra a poca distancia en coche de otros sitios que formaron el Stanley R. Mickelsen Safeguard Complex, una red de silos de misiles en Dakota del Norte.

Otros incluyen una pirámide de seis mil millones de dólares en Nekoma que parece partes iguales de las pirámides de Giza y la Estrella de la Muerte, y un sitio cercano de 30 misiles que todavía está abierto para visitas hoy en día.

Los confines del norte del país se seleccionaron por un par de razones: estaban más cerca del Ártico, pero también poe la población. Puedes poner cosas en el medio de un campo y poner una cerca alrededor de ellas, poner un cartel de 'Prohibido el paso' y la gente se mantendrá alejada de ellas.

Allí se alojaban los misiles Sprint, eran conos de 30 pies de largo que podían superar las 7.000 millas por hora. Parecían espinas supersónicas, ansiosas por hacer un agujero en la amenaza de un ataque balístico soviético.

l Esquema de la «línea de defensa terminal» durante la trayectoria de un misil enemigo, su seguimiento por radar y colisión con un pequeño misil Sprint con carga nuclear.

Los silos que una vez contenían los explosivos ahora son tanques de agua, y gran parte del sitio está oxidado y cubierto de maleza, pero eso no ha frenado la demanda de poseer el casco de hormigón aislado del mundo.

Por ello, están llegando llamadas sobre el sitio desde todo el país pidiendo información sobre su venta. Algunas llamadas han sido de aficionados a la historia, algunas de empresarios y algunas de paranoicos del fin del mundo, que buscan una base sólida sobre la cual construir sus búnkeres. Ideal para rodar una serie de televisión.

Este centro de defensa se activó el 1 de abril de 1975 y entró en funcionamiento el 1 de octubre de 1975. Para entonces, entre octubre y noviembre, el Congreso decidió eliminar el presupuesto del programa Salvaguarda por el alto coste económico y unas capacidades defensivas obsoletas ante la evolución de las armas de la Unión Soviética.

Las instalaciones de Stanley Mickelsen, dejaron de funcionar y se cerró 10 de febrero de 1976, después de 133 días de operatividad y un coste en 1975 de 468 millones de dólares. Los soviéticos si mantuvieron más tiempo su sistema equivalente que protegía la ciudad de Moscú.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios