Compartir
Publicidad
Publicidad

Descubriendo Lisboa: un paseo por A Baixa

Descubriendo Lisboa: un paseo por A Baixa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nacida de las manos del arquitecto Manuel da Maia a raíz de la reconstrucción emprendida tras el terremoto de 1755, A Baixa constituye el sector central de Lisboa. Se trata de un núcleo urbanístico fruto del racionalismo ilustrado, conocido como A Baixa pombalina porque surge de las reformas proyectadas por el Marqués de Pombal tras el terremoto.

A Baixa tiene como puntos relevantes las plazas de Comercio, Rossío y Figueira, unidas por sus importantes calles comerciales. Seguramente alguno de nuestros itinerarios por Lisboa tengan como punto de partida o llegada alguna de las plazas o calles de A Baixa.

Y es que en estas calles anchas y planas se encuentran distintos nudos de comunicación urbana, o ejes vertebradores tan importantes como la citada Praça do Comércio.

El área de Baixa, extensa y muy planificada en su reconstrucción, comprende la zona de la ciudad entre esta Plaza, pegada a los muelles de la estación marítimo-fluvial (también llamada Terreiro do Paço) y la praça do Rossio, junto a la estación del mismo nombre, con sus peculiares puertas en forma de herradura.

Predominan en la Baixa las casas de pisos, con fachadas sobrias y comercios en las plantas inferiores, calles amplias y de trazado rectilíneo que sólo podremos encontrar en las zonas nuevas de la ciudad, más allá del Parque Eduardo VII.

La zona fue articulada a partir de tres calles comerciales que se cruzarán en nuestros recorridos por Lisboa en más de una ocasión: Áurea, Augusta y Prata. Los orígenes de estas calles eran artesanales y financieros, en un barrio de marcado carácter burgués.

Puntos de interés en A Baixa

En A Baixa podemos olvidarnos de visitar museos y monumentos, disfrutando de los paseos al aire libre por sus animadas calles y de su atractiva oferta comercial. Por supuesto, disfrutaremos de las majestuosas e históricas plazas del lugar, sobre las que volveremos.

Si queremos hacer compras o comer algo, las posibilidades son abundantes en estas calles, y encontramos desde bares sencillos a restaurantes de lujo. Aunque si queremos algo más tradicional mejor nos dirigiremos hacia alguno de los barrios circundantes, como Alfama, el Bairro Alto o Chiado.

De esta zona abierta destaca el Arco Triunfal que inicia la Rua Augusta desde la Plaza de Comercio, una parada imprescindible para llevarnos un recuerdo fotográfico, o el elevador de Santa Justa en uno de sus laterales. Es un placer pasear por estas calles y detenerse en sus escaparates, en sus fachadas y contemplar las colinas circundantes o acercarse al Tajo.

Poco a poco conoceremos a fondo los puntos más importantes de A Baixa en Lisboa, un barrio relativamente moderno que constituye una de las pocas zonas planas de la ciudad. Para caminar por él cómodamente sin cansarnos...

Fotos | © Turismo de Lisboa (portada) y Eva Paris En Diario del viajero | Descubriendo Lisboa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio