Publicidad

El huerto de Getsemaní: 'demasiada religión para tan poca tierra'

El huerto de Getsemaní: 'demasiada religión para tan poca tierra'
Sin comentarios

Publicidad

El huerto de Getsemaní, situado en Jerusalén, conserva los olivos originales donde se dice que Jesucristo oró poco antes de ser crucificado. El año que producen frutos, se recogen y de los huesos se hacen rosarios o coronas, que con el nombre de santuarios se distribuyen entre los religiosos.

Tiene una superficie de 1.200 metros cuadrados. Situado al este del valle del Cedrón, con el Monte de los Olivos a su espalda y las murallas de la ciudad vieja de Jerusalén al frente. Cerca, la Iglesia de Todas las Naciones, construida en la década de 1920 sobre otras anteriores, muentra los eventos que aquí acontecieron a través de mosaicos profusamente detallados del suelo al techo.

En Jerusalén, los pisos tienen precios prohibitivos, algunos habitantes conducen Mercedes y BWM a pesar de los altos aranceles para los vehículos de importación e incluso disponen de franquicias de McDonald´s. Pero también se ven hombres y niños con kipá y bigudíes con su santa lectura en la mano y vestidos de negro incluso en los días más abrasadores. Todo mezclado y agitado, pero lleno de historia y religión.

La palabra Getsemaní, viene del hebreo “Gat-shemanin” (molino de aceite), era el nombre de una alquería al pie del Huerto de los Olivos. Otros dos lugares santos de Getsemaní son la Gruta del molino de aceite y la cercana roca de la Agonía. No en vano, el líder sionista Ben Gurión resumió el sentimiento general de la población de esta manera: «Demasiada religión para tan poca tierra».

Según el Nuevo Testamento, el huerto de Getsemaní es donde, según los evangelistas, cuentan Jesús pasó la noche antes de ser prendido. “Llegaron a una finca que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: ‘- Sentaos aquí mientras yo voy a orar’”. (Marcos 14, 32).

Vía | GoIsrael

Foto | Tango7174

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir