Compartir
Publicidad
Publicidad
Si te gusta la mantequilla francesa tienes un problema: cada vez hay menos
Gastronomía

Si te gusta la mantequilla francesa tienes un problema: cada vez hay menos

Publicidad
Publicidad

Una de las muchas razones por las que decidimos viajar a Francia es su amplísimo catalógo gastronómico, y por supuesto probar sus delicatessen patrias. Como la mantequilla. Sin embargo, la mantequilla francesa está en un serio problema y podría desaparecer muy pronto.

Un problema económico

Una visita al Sena Fromager en el Marché des Carmes te permite contemplar lo que quizá dentro de poco sea un producto excéntrico, tan raro como caro. Por el momento, la poca que queda disponible ya ha aumentado su precio hasta un 20%.

El problema es que raramente los precios que suben vuelven a bajar: la mantequilla podría subir de precio para siempre, después de la crisis en la que está inmersa. La escasez masiva de mantequilla se sintió por primera vez este año en las regiones del norte de Bretaña y Normandía, donde la producción láctea local es más alta.

La crisis de la mantequilla es una crisis existencial en toda Francia. ¿Qué es la vida sin mantequilla? También es una crisis cultural e identidad. ¿Qué significa ser francés sin mantequilla?

Pero sobre todo es una crisis económica. La escasez es la última de una larga lista de crímenes que se atribuyen a la globalización y la comercialización excesiva. ¿Cómo podría un país que produce mantequilla en abundancia, un país que sangra mantequilla, sufrir la falta de ella? Retrocediendo casi un año, el sector agrícola comenzó a advertir sobre posibles problemas relacionados con la producción de mantequilla. Esto se debe a que debido al mal clima y su impacto en la alimentación y las cosechas de los animales, el año 2016 no fue un buen año para criar y alimentar al ganado.

El mal estado de la comida de vaca estaba conduciendo a menores tasas de producción de leche. Sobre una base de ganancias, el queso genera mayores ganancias que la mantequilla, por lo que cuando los suministros se agotan, tiene prioridad sobre la mantequilla.

Los franceses son de hecho los mayores consumidores de mantequilla en todo el mundo. Por mucho. En 2016, según el Canadian Dairy Information Centre, la persona promedio de Francia consumió 8,2 kg de mantequilla. Eso comparado con 2,6 kg de un estadounidense. Y 1 kg para alguien en China.

Cuando la noticia de los aumentos de precios comenzó a extenderse, se produjo un leve grado de pánico en esta tierra de almas mantequeras. Cuando la mantequilla comenzó a desaparecer con mayor frecuencia en los últimos dos meses, el impacto fue más profundo. Hubo un rechazo casi unánime a tomar tal vez la medida más desesperada de todas: comprar margarina.

La demanda mundial ha aumentado en un 5% en los últimos doce a dieciocho meses, mientras que el suministro ha disminuido simultáneamente en un 5%. Este simple desequilibrio entre la oferta y la demanda se refleja en el precio de la mantequilla. En los últimos 20 meses, el costo industrial de la mantequilla cruda en Francia aumentó de € 2.500 por tonelada a € 8,000 por tonelada a partir de septiembre.

¿Qué pasará con la mantequilla? No lo sabemos. Hay innumerables razones para continuar viajando a Francia, naturalmente. Pero sin mantequilla, no serán tan agradables.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos