Compartir
Publicidad

La Casa número 29 en Dublín: Georgian House Museum

La Casa número 29 en Dublín: Georgian House Museum
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de pasear por el agradable parque de Merrion Square y fotografiarnos junto a la solicitada escultura de Óscar Wilde nos encontrábamos cerca de la Casa número 29 en Dublín: el Museo de la Casa Georgiana.

Desafortunadamente, siguiendo las indicaciones erróneas de una guía impresa tardamos bastante en encontrar este pequeño museo que nos acerca al modo de vida del Dublín georgiano, pero al final mereció la pena.

El museo, en asociación con el Museo Nacional de Irlanda, es una casa del estilo de las que se encontraban en la ciudad en el periodo que abarca de 1790 hasta 1820. Claro, que no todas las casas serían así, porque está en concreto fue habitada por una familia de la clase social media-alta.

A través de una visita guiada de alrededor de una hora de duración (se realizan cuatro a lo largo del día) aprendemos sobre cada estancia muchos datos interesantes. Si haces la visita por libre, los paneles que ofrecen explicaciones acerca del funcionamiento de la casa nos van guiando en este interesante recorrido.

Vamos a trasladarnos desde el sótano al ático, conociendo las distintas estancias decoradas con objetos originales de época. Una elegante casa que fue ocupada por primera vez en una época de expansión de la ciudad, en 1794, por la viuda de un rico comerciante.

Museo de la Casa Georgiana en Dublín

Allí contaba con servicio y con muchas comodidades avanzadas para su época y al alcance de solo los más afortunados. Un vídeo nos presenta a la señora Olivia Beatty, la primera inquilina de la casa, enseñándonos cómo fue su vida y la de su familia en este lugar.

Cuando dejamos lo virtual de lado, nos introducimos en la casa y nos parece oler los guisos en la cocina. La sobriedad de la habitación del ama de llaves o del fregadero contrasta con la elegancia de las plantas superiores, donde se sitúan las estancias de la familia, el salón comedor que parece esperar a los invitados...

Los miembros de la familia, parientes y amigos utilizaban la entrada principal para entrar y salir de la casa. En el hall hay un raíl de latón que está considerado único en Dublín (se cree que este raíl era utilizado para colgar la manta del carruaje o los abrigos mojados por la lluvia y proteger la pared).

El rudimentario baño nos recuerda que este tema no fue tan sencillo como ahora. Una curiosa nevera de madera para enfriar el vino o el tocador de la señora de la casa, donde se vestía ayudada por una sirvienta, así como el cuarto con juguetes de los niños y sus grandes casas de muñecas, son peculiares.

También se alojaba en la casa la institutriz que daba clases a los pequeños, incluso clases de costura. Todo era poco para preparar a los herederos... El mobiliario y la decoración, con unos maniquís vestidos de época, nos trasladan a principios del siglo XIX y en fin, todo en esta casa georgiana nos parece de interés.

La entrada al Georgian House Museum cuesta 6 euros y está incluida en la tarjeta Dublín Pass. Abre de martes a sábado de las 10 a las 17 horas. Por cierto, no os perdáis a la hora de buscar la Casa número 29 en Dublín: se encuentra justo frente a una de las esquinas de Merrion Square, la que corresponde al cruce de las calles Fitzwilliam Street lower y Mount Street Upper.

Sitio Oficial | ESB
En Diario del viajero | Turismo en Dublín

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio