Síguenos

Café frappé griego

Tomar café es una arraigada tradición en Grecia. Salir con la parea (grupo de amigos) a tomar unos cafés es una actividad que se puede prolongar durante horas. No importa la hora del día ni la época del año, en Grecia las cafeterías están siempre a rebosar.

Grecia es uno de los países del mundo donde el café es más caro, pero hay que tener en cuenta que para un griego tomar un café equivale a pasar la tarde entera. Existe un amplio abanico de posibilidades en cuanto a la clase de café que queremos tomar y también sobre el lugar donde hacerlo.

Cafeterías y ‘kafeníos’

Las cafeterías griegas son en general establecimientos modernos, cuidados y caros. No se trata de cualquier bar vulgar. Suelen estar bien decorados y tener cómodos sofás (¡esto es lo más importante!). Las terrazas están abiertas generalmente durante todo el año. Cuando hace frío, se cubren con toldos y se pone calefacción.

Las cafeterías son lugares frecuentados por los jóvenes, ellas siempre maquilladas y con modelito para la ocasión, ellos vistiendo a la moda, con accesorios tipo gafas de sol tamaño XXL. Suelen tener música moderna y una amplia variedad de cócteles. Lo que por la tarde era una cafetería, por la noche se convierte en un garito donde tomarse la primera copa.

Los kafeníos (καφενείο), por su parte, son los típicos bares griegos. Están habitados por hombres mayores (es raro ver mujeres por allí) que juegan al backgammon o mueven su ‘kombolói’ (una especie de rosario) entre las manos, mientras beben café o ouzo (el anís local). Son además lugares habituales de concentración para ver el fútbol.

El frappé

A todas horas es posible ver a un griego sorbiendo por una pajita una misteriosa bebida en vaso largo. El frappé no es más que café instantáneo batido con hielo, opcionalmente con leche y azúcar. Fue inventado por casualidad hace 50 años por un representante de la empresa Nescafé, y se ha convertido en uno de los iconos de Grecia.

Especialmente en verano, es recomendable disfrutar lentamente de este batido helado de café. Además, en cualquier cocina griega podemos encontrar la pequeña batidora usada para prepararlo en casa en un instante. Los precios (del café, no de la batidora) pueden variar desde cinco euros a los pies de la Acrópolis hasta uno y medio en cualquier establecimiento de comida rápida.

El café griego

El café griego (ellinikós kafés) es la forma tradicional de preparar el café en Grecia. Al estilo turco, el café no se filtra. Se hierve toda la mezcla en un cacillo llamado briki, se deja reposar y se sirve tal cual, acompañado de un vaso de agua fría. Es necesario usar un café especial, pulverizado finamente, como si fuese harina. Se toma sketos (sin azúcar), metrios (con tanto azúcar como café) o glikós (con el doble de azúcar que de café).

El café griego es fuerte y espeso, y a los extranjeros no les suele gustar demasiado la idea de beberse los posos. Precisamente, según la tradición es posible leer el futuro en los posos que quedan en la taza, aunque la fiabilidad del método es más que discutible ;)

Otras alternativas

Por supuesto, en Grecia también es posible beber un espresso, un capuccino o un café filtrado normal y corriente (gallikós kafés). También es posible pedir un espresso freddo, que viene a ser nuestro café con hielo de toda la vida. Las grandes cadenas como Starbucks también han hecho su aparición y son muy populares.

Sea del tipo que sea, en Grecia el café hay que disfrutarlo al estilo griego, es decir, con mucha calma. Tardar menos de media hora en bebérselo sólo puede ser una extravagancia propia de extranjeros.

Imagen | Poolie
En Diario del Viajero | Comida rápida en Grecia: buena y barata

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario