Sigue a

ara pacis roma

Diez años antes de nuestra era, Augusto llevaba adelante campañas militares en Galia e Hispania. Volvió a Roma con sendas victorias y en su honor, el Senado decidió levantar un Altar por la Paz o Ara Pacis. Este es el monumento que hoy podemos incluir en nuestra visita a Roma. Diría que es una de las visitas básicas para no perderse, sobre todo después de la intervención arquitectónica de Richard Meier que le ha dotado de un “contenedor” de excepción.

El Ara Pacis funcionaba como un templo para sacrificios de animales sagrados, abierto únicamente para sacerdotes y vestales. El propio Augusto escogio su ubicación, en el Campo de Marte, alejado del núcleo de entonces y lugar donde se entrenaban las Legiones. Hoy ese “llano” se encuentra en el centro de Roma y plagado de otros monumentos interesantes como el Panteón, las Termas de Nerón, Plaza Navona, Tempo de Isis o el Teatro de Pompeyo. Incluso, muy cerca y en estado de ruinas, se encuentra el Mausoleo donde Augusto decidió descansar eternamente, junto a sus legionarios.

Dentro del edificio moderno inaugurado en 1995, se mantiene el Ara Pacis alejado de los peligros de la humedad y la contaminación que le amenazaron durante décadas. Ya en 1938 fue parcialmente reconstruido por orden de Benito Mussolini para conmemorar los 2.000 años del nacimiento de Octavio Augusto.

Consiste en un pequeño cubo de aproximadamente 10 metros de lado y unos 5 de alto, sin techo y con paredes profusamente decoradas con motivos mitológicos clásicos en relieve, aunque también los hay sobre la familia imperial y otros cargos de las magistraturas romanas. Por la puerta del este entraban los sacerdotes, y por la del oeste lo hacían los animales para el sacrificio que normalmente eran bueyes y corderos.

En la web oficial del Ara Pacis encontrarán información sobre los horarios de apertura y tarifas y sobre cómo llegar.

Mas info | web oficial del Ara Pacis
Foto | Ann Silver
En Diario del Viajero | Roma: otros monumentos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario