Compartir
Publicidad

Viaje a Namibia (I) Tres curiosas señales de tráfico

Viaje a Namibia (I) Tres curiosas señales de tráfico
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al recorrer un país exótico, es frecuente que nos llamen la atención las señales de tráfico. Algunas señales se han hecho famosas en todo el mundo, como la indicación de peligro canguros (Kangaroos) que asociamos a las carreteras de Australia. Hace un año, tuve la oportunidad de encontrarme con tres curiosas señales de tráfico durante un viaje por Namibia.

Esta república del sudoeste de África que se independizó de Sudáfrica en 1989, tiene en su territorio vastas regiones de sabana africana pobladas de animales salvajes. Aunque aún no es un destino turístico masivo, ni siquiera para safaris fotográficos, su visita merece la pena.

Cuando visité Namibia, pude alquilar un vehículo y recorrer el país sin guías, lo que me permitió vivir algunas aventuras emocionantes como viajero. Dejando de lado la capital Windhoek situada en el centro del país, nos dirigimos hacia el norte para pasar unos días en el Parque Nacional de Etosha, con una extensión de unos 22.000 km cuadrados para hacer un recorrido transversal del parque, de unos 350 km de lado a lado.

Tanto en las carreteras de acceso al parque como en los caminos interiores que recorren los trayectos entre los distintos waterholes, --los pozos a los que los animales suelen ir a beber y que sirven como puntos estratégicos para ver los mejores animales--, el parque está bien señalizado, y es fácil orientarse con los mapas que se adquieren en la entrada de Etosha National Park.

Es muy curioso para un occidental acostumbrado a ver señales de vacas o ciervos como representantes del posible peligro por animales cruzando la carretera, cuando ves una señal como la que preside este post, con un jabalí verrugoso salvaje o facoquero dentro de un triángulo de peligro.

impala-senal-trafico-namibia

Recuerdo mis primeras sensaciones al entrar en el Parque Nacional y ver los primeros animales. No podía parar de hacer fotografías a todas las gacela que me iba encontrando, como si fueran los únicos animales que iba a ver. De repente, según nos ibamos adentrando en el parque, la fauna iba creciendo y las grandes manadas de animales de todo tipo nos rodeaban por todas partes.

Pero lo mejor es cuando ves las señales de las gacelas, como aviso de lo que viene. Tanto los antílopes como las gacelas de todo tipo, como los impalas, los kudus, las gacelas de Grant o las de Thompson, están señalizados ya que su gran número y su velocidad cruzando los caminos puede ser realmente peligroso.

Aunque la velocidad dentro del parque está limitada a 40 km por hora, los largos recorridos hacen que a veces se te olvide mirar el cuentakilómetros y de repente vayas a una velocidad algo superior. Esta práctica no es nada recomendable pues los animales pueden cruzar en cualquier momento provocando una situación altamente peligrosa.

Pensad que en caso de colisión, no hay medio de comunicación ni señalización y se depende de esperar a que otro viajero recorra el parque y pueda auxiliarte. Un simple pinchazo es una situación grave y las instrucciones que te dan al entrar al Parque Nacional de Etosha recomiendan esperar para que unos puedan cambiar la rueda mientras los otros hacen labores de vigilancia.

senal-trafico-namibia-pantera

Imaginad en ese caso lo que puede suponer haber visto unos metros antes una señal como ésta que indica que hay grandes felinos por la zona, que pueden ser leones, guepardos o leopardos. En estas zonas, no hay que bajar del coche bajo ningún concepto, salvo si vas acompañado de guías convenientemente armados.

Lo normal es que la visión de estas tres curiosas señales de tráfico en Namibia provoque más alegría que temor, ya que cuando ves una señal de que es zona de avistamiento de felinos, puedes tener la suerte de avistar y fotografiar a alguno de ellos, lo cual aunque es frecuente durante un viaje por esta zona de África, no es algo que ocurra todos los días.

En Diario del Viajero | Los 10 mejores destinos para ver vida salvaje en Africa (VII) En Diario del Viajero | Timelapse, las noches de Namibia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio