Compartir
Publicidad
Cómo planea Perú reducir la afluencia masiva de turistas a Machu Picchu
América

Cómo planea Perú reducir la afluencia masiva de turistas a Machu Picchu

Publicidad
Publicidad

Ya lo hemos visto en otros puntos de gran profusión de visitantes en el mundo. Lo que es un paraíso y una gran atracción turística, puede convertirse en una pesadilla y por eso, son muchos los países que toman medidas para evitar las aglomeraciones. Hoy os contamos cómo planea Perú reducir la afluencia masiva de turistas a Machu Picchu.

Desde el pasado 1 de enero, entró en vigor un nuevo reglamento para la conservación del Machu Picchu que entre otras medidas establece horarios estrictos de vista a la ciudad de los incas para evitar las incómodas masificaciones.

Con esta nueva medida, los que quieran acudir al Machu Picchu, deben comprar su entrada e indicar la hora concreta a la que van a acudir, y si pasa esa hora, perderá su derecho a visitar esta magnífica ciudadela. Esto puede ser aparentemente sencillo pero hay que tener en cuenta las dificultades que supone el acceso utilizando los trenes y autobuses que llevan hasta allí, y ser previsores ante las eventuales complicaciones y retrasos en los trayectos.

Machupicchu 1138641 1280

El objetivo de este decreto, es no que no se sobrepase el límite de visitantes que pueden entrar en Machu Picchu, habiéndose fijado horarios de entrada desde las seis de la mañana hasta las dos de la tarde para la entrada de visitantes al complejo.

Las empresas de transporte, solamente dejarán entrar en sus vehículos a quienes tengan la entrada a Machu Picchu adquirida con anterioridad y que tomen los trenes o autobuses en la franja adecuada para llegar a tiempo.

Para garantizar esta medida, se establecen controles no solo en los accesos a Machu Picchu sino también en los andenes y estaciones para evitar así las posibles aglomeraciones de turistas que hacen imposible disfrutar de la belleza de esta gran ciudad inca.

Machu Picchu 1569324 1280

Con estas nuevas medidas, se amplían las que ya están en vigor desde julio de 2017, que obligaban a hacer la visita a la ciudadela siempre con un guía oficial y con un tiempo máximo de visita fijado en cuatro horas.

La única forma de permanecer más tiempo en Machu Picchu a partir de ahora, será comprar una entrada para el turno de la mañana y otra para el turno de tarde. Al menos de este modo, podrán recaudar más de los visitantes y en parte, se verá reducida la gran afluencia de visitantes.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio