Publicidad

En barco por el Amazonas, mucho mas que transporte

En barco por el Amazonas, mucho mas que transporte
8 comentarios

Publicidad

Publicidad

Si has llegado hasta Manaus, la gran ciudad brasilera en el llamado “corazón del Amazonas”, querrás seguir más allá. La forma de hacerlo a partir de allí es recorrer en barco el Amazonas que, como verás, se trata de mucho más que un simple transporte.

En realidad, Manaus es la “última gran ciudad” del río antes de llegar a la frontera con Colombia y Venezuela. O sea, para estirar la frontera de tu viaje hasta Tabatinga, la población brasilera en el límite colombiano, no te quedará otra opción que subirte a uno de esos simples barcos que recorren los ríos de la cuenca del Amazonas.

Subirse a ellos es mezclarse con la gente, y con ella, convivir varios días haciendo paradas en pequeños muelles, apenas visibles entre la espesura, en parajes donde no parece vivir nadie. Sin embargo, a la llamada de la sirena del barco al acercarse, van llegando a la orilla los habitantes de la región que, en la mayoría de los casos, ha tenido que andar días enteros entre selva y agua, para llegar “al barco”.

Y “el barco”, es transporte, pero también proveeduría ya que llevan harinas, legumbres, carnes, remedios, vestimenta y noticias desde “la ciudad” (Manaus). En algunos casos, esta conexión es de tanto en tanto: cada 15 días, por ejemplo.

Cuando veo que nos quejamos por esperar un par de horas extras en un aeropuerto con aire acondicionado, baños, restaurantes, tiendas y hasta conexión wifi, me obligo a recordar la cara de esas personas que esperaban en la intemperie a veces hasta un par de días (el río manda), para recibir una carta, o para trasladarse aguas arriba o abajo.

Amazonas

A cuántos de los llamados “viajeros” actuales les vendría bien tomar contacto con estas realidades, para valorar la disponibilidad de un AVE, de una autovía (aunque sea de pago) o una cama donde dormir (aunque no esté downtown).

Los barcos que recorren el Rio Amazonas y sus afluentes (el río Negro, por ejemplo) salen desde el puerto de Manaus. No hay forma de tener la plaza confirmada si quieres apartarte de los cruceros for export. Tendrás que estar allí, ir al puerto e informarte.

Por lo general estas embarcaciones llevan carga y pasajeros y la prioridad es… la carga. De todas formas, las cubiertas superiores están dedicadas a los viajeros así que es muy fácil que encuentres plaza disponible.

Algunos barcos hacen rutas locales, van y vuelven en el día por lo que, si vas a viajar en ellos, asegúrate de llevar tu propia comida. Si has convenido viajar hasta el final de recorrido, negocia las condiciones para que no tengas que preocuparte del tema de la comida y la bebida.

La experiencia es de inmersión total. ¿Que quiero decir? No hay menú internacional, ni aire acondicionado asegurado, ni servicio de habitaciones, y no tendrás tu baño privado.

Amazonas en barco

Te acomodarás a dormir en una hamaca, habrá un menú general basado en el pescado de la zona, y habrá que matar el tiempo observando, aprendiendo, escuchando, captando el perfume, escribiendo, leyendo, oyendo historias. ¿Hay algo mejor?

Armate de paciencia. Que ésto no es reservar el AVE y llegar 3 minutos antes para que salga puntualísimo. Como dijimos, el río manda. Las subidas de marea, las condiciones de las corrientes, el clima de esos días puede cambiar todo: incluyendo la ruta. Aunque el patrón del barco intentará por todos los medios respetarla.

No por tí, viajero internacional, sino por esa gente que estará esperando en los muelles, entre la espesura.

Fotos | Damian López y Daniel Zanini en Flickr
Más | Un banco flotante en el Amazonas
En Diario del Viajero | La Pororoca, la ola más impresionante del mundo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir