Compartir
Publicidad
Publicidad

Huacachina, la ciudad balnearia construida en un oasis en el desierto peruano

Huacachina, la ciudad balnearia construida en un oasis en el desierto peruano
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Durante siglos los habitantes de la costa sur peruana vivieron junto a un desierto, arrinconados entre el Océano Pacífico y las dunas que los separaban de la inmensidad árida. Sin embargo, en algún momento descubren que a poco mas de cinco kilómetros de la costa, había un oasis.

Y en el centro de ese oasis una laguna, amplia, rodeada de vegetación que se reflejaba en su estupendo espejo de agua. Allí, dicen los lugareños, vive una antigua niña india convertida en sirena después de llorar día y noche la pérdida de su amor en la guerra.

Hoy la laguna está unida por un camino a la ciudad de Ica y desde principios del siglo XX ha visto cómo se comenzaban a construir en su derredor hoteles y balnearios. Las cualidades de sus aguas llamaban a disfrutar de un tiempo de descanso y salud en la laguna y así nació Huacachina.

De su mayor momento de esplendor (en las décadas de los años 20 a 40 del siglo pasado), quedan algunos hoteles, algún balneario y casino, que dan muestra de una época elegante y, sin dudas, exótica para esas latitudes y tiempos.

Foto | Ingo Mehling
En Diario del viajero | Sobrevuela las líneas de Nazca, en Perú

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos