Compartir
Publicidad
Publicidad

La Riviera Maya y los peligros del crecimiento descontrolado

La Riviera Maya y los peligros del crecimiento descontrolado
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me resulta algo difícil escribir sobre este tema, ya que estuve disfrutando durante 15 días de una estancia en la Riviera Maya en uno de sus complejos hoteleros construidos sobre la selva. Y ciertamente fui consciente de ello, pues al recorrer la carretera que bordea la Riviera, cada ciertos tramos la selva desaparecía bajo los cimientos de los hoteles.

Y, a pesar de que esa cierta sensación de invasión, también pude disfrutar de lugares muy conservados, prácticamente inalterados por la mano del hombre, como reservas naturales o playas. Por eso me decía a mí misma: “que no construyan más, que se conserven estas maravillas”…

Pero la Riviera Maya, en el Caribe Mexicano, con cerca de 5 millones de visitantes cada año, tiene que sufrir de algún modo esa afluencia masiva. Hay acciones cotidianas como bañarse con protector solar que impactan en la región. En parques acuáticos como Xel-Ha sólo permiten el baño con protectores biodegradables.

'Coral Conections' es una campaña dirigida al turismo internacional que pretende ayudar a proteger el Arrecife Mesoamericano. La pieza central de la campaña es un vídeo sobre La Riviera Maya. El vídeo, de 15 minutos de duración, hace hincapié en que un crecimiento acelerado sin planificación adecuada, está poniendo en peligro los ecosistemas del área, especialmente los arrecifes.

Lo bueno del vídeo es que va dirigido al turismo con la idea de responsabilizarlo, pero al mismo tiempo mostrando la belleza de la zona. Las aguas marinas cristalinas, la riqueza de vida subacuática, los cenotes, los corales, los manglares... Así, gracias a algunos consejos prácticos, los futuros visitantes que decidan disfrutar de un viaje en la Península de Yucatán podrán contribuir a la conservación de la Riviera Maya.

Me resultaba bastante penoso ver en la Riviera Maya cómo muchos bañistas se saltaban los límites permitidos y se dedicaban a pisotear los arrecifes de ciertas zonas costeras, o cómo se embadurnaban con protectores solares no ecológicos dejando tras de sí un rastro de grasa flotando en la piscina o el mar.

La responsabilidad empieza por uno mismo. Está claro que sin un cuidado de los recursos y una dosificación del crecimiento, llegaría un día no muy lejano en que tanto este lugar como otros muchos dejarían de ser lugares para disfrutar.

Vía | Ecoticias Sitio Oficial | Seastudios: Coral Connections En Diario del viajero | El protector solar destruye los corales | Xel-Ha, paraíso acuático de la Riviera Maya

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio