Compartir
Publicidad

¿Le permitirán la entrada a Estados Unidos?

¿Le permitirán la entrada a Estados Unidos?
Guardar
12 Comentarios
Publicidad

Como todos sabemos, desde hace cuatro años viajar a Estados Unidos implica someterse a más controles de seguridad. Es posible, por ejemplo, que un amable señor se acerque a nosotros cuando vamos a facturar para comunicarnos que hemos sido agraciados con una agradable inspección sorpresa. Eso significa que, tras obtener la tarjeta de embarque, deberemos entrar a una pequeña sala y deshacer allí por completo esa maleta que tanto nos ha costado hacer (y cerrar) para que el inspector localice cualquier utensilio susceptible de pasar por un escáner (una maquinilla eléctrica de afeitar o un cargador para la batería de la cámara, por ejemplo). Si las autoridades le dan el alto, no se sienta señalado. La fila para entrar al cuartucho en cuestión es más larga que la de la clase turista.

Es inevitable. No queda otra más que armarse de paciencia, descalzarse cuando a uno se lo piden y satisfacer la gélida curiosidad de los funcionarios de inmigración al llegar a nuestro destino. Y en el avión, además, tenemos que rellenar un formulario para declarar que no hemos participado en conspiraciones de índole nazi -o que no tenemos la más mínima intención de atentar contra el presidente de los Estados Unidos-. A partir del 24 de enero de 2006, las autoridades americanas nos exigirán nuevos datos. Hasta ahora bastaba con la información que ya de por sí incluye codificada el pasaporte: nombre, apellido, fecha de nacimiento, sexo, nacionalidad, número del documento, país emisor y fecha de expedición. De ahora en adelante será necesario detallar algo más, como la dirección de destino.

No es una gran exigencia, pero esto nos sirve para recordar que es muy, muy recomendable consultar la información que ofrece la Embajada de Estados Unidos en España y que periódicamente es actualizada con los últimos requisitos. Nunca está de más comprobar si se necesita solicitar un visado para entrar en aquel país. Deben hacerlo, por ejemplo, las personas que se desplacen por motivos de trabajo y representen a un medio de comunicación. Yo conozco a un periodista que, por ignorancia, fue repatriado a España como un vulgar delincuente desde el aeropuerto de Chicago. La señora de al lado, según contaba, le miraba como si fuera Hannibal Lecter.

Más información | Embajada de Estados Unidos en España

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos