Compartir
Publicidad

Más casos insólitos

Más casos insólitos
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El vuelo de Indian Airlines del pasado 01 de septiembre entre Bombay y Jaipur discurría con normalidad. Todos sus pasajeros habían ya recibido la bandeja con el almuerzo y estaban saboreando la comida. Todo normal. Hasta que uno de los viajeros nota algo raro: el sobre de ketchup que acompaña la comida está lleno de hongos. Para empeorar la situación, el pasajero es médico. Las autoridades de la compañía aérea han inciado una demanda al proveedor y el doctor se fue con un formulario de quejas completo a su casa.

La organización GeorgiaCarry presentó ante los juzgados de la ciudad de Atlanta una petición para poder portar armas en las áreas públicas el aeropuerto de su ciudad: uno de los más activos de los Estados Unidos. Afortunadamente, los jueces decidieron negarles el permiso solicitado.

Un consultor financiero busca las últimas noticias en Google news. Allí se entera que United Airlines se acogería a las reglamentaciones para presentar bancarrota. Inmediatamente lo edita y publica en Bloomberg, tras lo cual en apenas minutos de operaciones bursátiles, la compañía aérea ve como el valor de sus acciones cae a la cuarta parte. ¡Pánico! ¿Qué pasó? El editor dió por buena una noticia del año 2002. (!)

Una mañana como cualquiera, un sujeto entra en una estación del metro de Washington, va vestido con un pantalón vaquero gastado, una camiseta barata y se sitúa cerca de la entrada... extrae un violín de la caja y comienza a tocar con entusiasmo para toda la gente que pasa por allí. Durante los 45 minutos que estuvo tocando el violín, fue ignorado por la inmensa mayoría. Nadie reconoció a Joshua Bell, uno de los mejores violinistas del mundo, ejecutando sin parar las piezas musicales más consagradas de la historia, con un violín Stradivarius, estimado en un valor de más de 3 millones de dólares. Días antes, Bell había tocado en la sinfónica de Boston, donde los mejores lugares para el concierto costaban 1000 dólares la entrada. Este experimento fue grabado en vídeo por The Washington Post. (dejamos el vídeo al final para que nosotros sí podamos apreciar su talento y disfrutar con su música )

John Stapp, un incansable e intrépido empleado de la Fuerza Aérea de Estado Unidos en Mientras trabajaba en la década del 60, quiso mejorar las condiciones de seguridad en aviones, y posteriormente en automóviles. Llegó a participar como conejillo de indias para poner a prueba las mejoras en las condiciones de seguridad. Para convencer a sus superiores de la conveniencia de implementación del cinturón de seguridad, John Stapp presentó un informe estadístico incontrastable: las cifras demostraban que más pilotos de la Fuerza Aérea morían en accidentes de tráfico que en accidentes de avión. Así consiguió el financiamiento necesario para avanzar con sus investigaciones y demostraciones. Su trabajo sirvió de base para la ley de obligatoriedad en la utilización del cinturón de seguridad en el año 1966.

Diario del Viajero | Casos insólitos Diario del Viajero | Curiosidades Diario del Viajero | Curiosidades II Diario del Viajero | Curiosidades III

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos